Praga, capital de la República Checa, está ubicada a orillas del río Moldava y es un destino recomendado para los aficionados al turismo histórico y cultural. Esta es una de las ciudades más visitadas del mundo y su casco histórico fue reconocido por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad en 1992. Al recorrer las calles de Praga no dejaremos de tomar fotos a todos los espacios y atractivos turísticos que encontraremos en el corazón de la República Checa.

Cómo llegar

A Praga podemos llegar en: avión, teniendo como punto de llegada el Aeropuerto Internacional de Praga, el mismo que se encuentra a quince minutos de la ciudad; en tren y autobús, si partimos desde otras ciudades de Europa como Viena y en coche.

Cómo movilizarnos

En Praga podemos movilizarnos haciendo uso del transporte público como el tren y el metro o en servicios privados como los de taxi o el alquiler de coches. Si contamos con tiempo debemos alquilar bicicletas para recorrer las calles de la ciudad y explorar mejor las zonas más turísticas.

Clima

Praga es un destino de temperaturas variantes y extremas. Por eso, la primavera y el otoño son las estaciones ideales para visitar esta ciudad, sobre todo entre mayo y junio.

Alojamiento

En Praga encontraremos donde alojarnos desde los 15 euros la noche siendo esta ciudad una de las que más ofertas de todo tipo de hospedaje tiene en Europa. Aquí podemos alojarnos en hoteles cerca del centro por 40 euros la noche, además de, tener opciones de albergues, hostales y zonas de camping.

Qué visitar

Toda Praga es como un museo en si misma, pero, si no contamos con mucho tiempo para explorar la ciudad, hay una serie de puntos de interés turístico indispensables en nuestro itinerario, entre ellos: el Puente de Carlos, el Teatro Nacional, el Monasterio Strahov, el Palacio Lobkowicz, la Plaza Wenceslao, la Catedral de San Vito y la Iglesia de Nuestra Señora Victoriosa.

Get the Flash Player to see the wordTube Media Player.