El turismo en Praga aumenta cada año debido a la belleza de sus atractivos. Aquí encontrarás una guía de viaje para conocer todos los aspectos de la capital de República Checa, conocida como “la ciudad de las cien torres”: recomendaciones, lugares turísticos, viajar con niños, etc.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Información general

Praga es la capital de República Checa, país que hasta 1993 formó parte, junto con Eslovaquia, de Checoslovaquia. Durante su historia, ha estado sometido al Reino de Bohemia, al imperio austrohúngaro y hasta 1989 a la Unión Soviética. Es en 2004 cuando ingresa en la Unión Europea.

El país está ubicado en Europa Central, entre Alemania, Polonia, Eslovaquia y Hungría. Dentro de República Checa (o Chequia), Praga se sitúa ligeramente en el noreste, localizándose prácticamente en el centro.

Pese a encontrarse en la Unión Europea, la moneda oficial del país sigue siendo la corona checa. No obstante, sí que se puede viajar con euros, ya que en Praga encontrarás muchas casas de cambio e incluso en algunos comercios turísticos los aceptan.

Si decides cambiar dinero en la ciudad, debes ir tan sólo a casas de cambio oficiales y no hacerlo por la calle, ya que en ocasiones se producen timos a turistas debido a la desinformación de éstos.

En Praga encontramos cinco oficinas de turismo. Dos de ellas se sitúan en el aeropuerto y las otras tres en el centro de la ciudad. La más fácil de localizar es la que se encuentra en la Plaza de la Ciudad Vieja (Staroměstské náměstí, 1).

En cuanto al coste, Chequia no es un país caro, aunque Praga tiene unos precios más altos debido al turismo. Aún así, son muy buenos precios en comparación con otras ciudades europeas.

Si vas a pasar en la ciudad unos tres o cuatro días y no sabes cuánto dinero llevar, con 150-200€ por persona es suficiente, sin tener en cuenta el alojamiento.

Muchas personas deciden realizar un viaje combinado entre varias ciudades. El más popular es el circuito entre Praga, Viena y Budapest, pudiendo añadir a este recorrido Zagreb o Zurich. Puedes encontrar muchas ofertas en Internet.

Es posible viajar barato desde ciudades alemanas como Berlín, Frankfurt o Innsbruck gracias al tren y el autobús. Otra opción es realizar un viaje organizado ente Praga, Varsovia y Wroclaw, incluso un gran tour por Europa que también abarque ciudades italianas como Florencia o Roma.

Las opiniones de los turistas que ya han visitado Praga suelen ser muy positivas gracias a los servicios habilitados para los viajeros y los precios de la ciudad. Además todos dicen asombrarse con la belleza de ésta.

Sin embargo, visitar esta ciudad presenta algunos inconvenientes, como es la masificación del turismo, el cual se concentra en un área relativamente pequeña, hecho que puede resultar un poco agobiante en temporada alta.

Si buscas informarte sobre esta ciudad desde España, en Madrid hay una oficina de turismo de República Checa en la Avenida de Pío XII, 22. En Barcelona no hay ningún centro de información, pero si el Consulado, el cual se localiza en la Travessera de Gràcia, 50.

También puedes informarte por Internet a través del Portal oficial de Turismo de Praga, el cual se encuentra traducido a 12 idiomas. Puedes acceder haciendo clic en este enlace.

Es notablemente fácil orientarse en Praga, ya que está dividida en dos por el río Moldava. En este mapa turístico puedes ver los distintos distritos de la ciudad, así como los principales atractivos.

Requisitos y documentación

Si eres de un país perteneciente a la Unión Europea, como España o Portugal, para viajar a Praga tan sólo necesitarás un documento identificativo, es decir, DNI, NIE o pasaporte.

Desde otros muchos países se solicita pasaporte, y si la estancia va a ser inferior a 90 días, no es necesario visado. Entre estos países destacan México, Venezuela, Chile, Colombia y Argentina.

Los niños y bebés pueden viajar al país, pero deberán tener su propia documentación. Si los menores no van acompañados por sus padres y no tienen pasaporte, tienen que llevar una autorización que haya sido formalizada ante las autoridades.

Para viajar con perro, éste debe poseer un pasaporte veterinario en el que se indique que ha sido vacunado contra la rabia entre un mes y un año antes del viaje, así como un chip o tatuaje identificativo.

Praga es una buena ciudad para visitar con perro, ya que éstos pueden usar el transporte público. Además, son bienvenidos en gran cantidad de establecimientos, donde incluso les servirán agua, y es fácil encontrar un hotel pet-friendly.

Cuándo ir

El mejor momento para ir a Praga es en primavera, época en la que el clima comienza a mejorar y los árboles y plantas a florecer. Además, en marzo comienzan a montar los mercados de Pascua.

El final del verano, sobre todo septiembre, también es una gran opción, ya que hay más atracciones abiertas, como los Jardines del Castillo. Conviene evitar julio y agosto, meses en los que la ciudad está abarrotada de turistas.

Si viajas en diciembre podrás disfrutar de una Navidad o Fin de Año especial, ya que Praga tiene muy buen ambiente en esa época. Enero y febrero son meses demasiado fríos, ya que en invierno acostumbra a nevar y las temperaturas son muy bajas.

Los turistas suelen aprovechar los festivos para visitar la ciudad, por ello en fechas como el puente de mayo o el de noviembre viajar por tu cuenta es más difícil, puesto que los precios de los vuelos y hoteles tienden a subir.

Qué ver y hacer

Praga destaca por su arquitectura y el encanto de sus diferentes barrios. El Top 10 de los mejores rincones y los lugares más visitados son:

Plaza de la Ciudad Vieja

Es el centro de la ciudad. En el edificio del Antiguo Ayuntamiento se encuentra el Reloj Astronómico, en el que los visitantes se concentran cada hora para ver el espectáculo que éste realiza.

Es el lugar favorito de los turistas, en el que se monta un mercadillo en las ocasiones especiales, como por ejemplo Navidad y Pascua.

Puente de Carlos

Es el puente más viejo de Praga y tiene una longitud de 516 metros. Está adornado por nada menos que treinta esculturas, por lo que se puede considerar un auténtico museo al aire libre.

Castillo de Praga

Está considerado el castillo más grande del mundo. En su interior se encuentra la Catedral de San Vito, así como el Callejón del Oro, lugar en el que vivió el escritor Franz Kafka.

Sus entradas principales están vigiladas por la guardia oficial, la cual realiza el cambio de componentes a cada hora en punto.

Barrio Judío

De igual manera que la Sinagoga Española, destaca el cementerio judío, el cual concentra alrededor de 12.000 lápidas en un espacio considerablemente reducido.

Este distrito ha sufrido el aislamiento y la represión a lo largo de su historia. No obstante, en la actualidad se concentran los comercios más caros de la ciudad, sobre todo en la Calle París.

Plaza de Wenceslao

Es el centro de la zona moderna de la ciudad. Su longitud es tal, que llegar a parecer una Avenida, e incluso hay dos paradas de metro en ella. Aquí se concentran comercios, locales y restaurantes.

Asimismo, en lo alto de la plaza encontramos el Museo Nacional, considerado el más importante del país.

Torre de la Pólvora

Esta torre de estilo gótico fue construida en el siglo XV y separa la ciudad vieja de la ciudad nueva. Recibe este nombre porque en el siglo XVIII fue utilizada como depósito de pólvora.

Barrio de Malá Strana

Situado a los pies del Castillo, está formado por palacios y casas antiguas bien conservadas. Para llegar a él desde el centro histórico se debe cruzar el Puente de Carlos.

En esta zona se encuentra el callejón más estrecho de la ciudad, el cuál tan sólo mide 50 centímetros de ancho. Por ello, para evitar choques entre personas, hay un semáforo en cada paso.

Casa Danzante

Ocupa el lugar de un edificio destruido durante un bombardeo en la Segunda Guerra Mundial. Se le puso ese nombre, que en español significa “Edificio Danzante”, porque su diseño está inspirado en dos bailarines.

Monte Petřín

A este lugar se llega en alrededor de 10 minutos en tranvía desde el centro de la ciudad. Se trata de una colina que se puede subir tanto andando como en funicular.

En su cima se encuentra la Torre de Petřín, la cual recuerda a la Torre Eiffel. Desde lo alto de ésta hay unas magníficas vistas de la ciudad.

Rudolfinum

Es un gran edificio neorrenacentista y el auditorio más grande e importante del país, en el que se realizan conciertos de música clásica a diario. Otro auditorio importante es el Teatro Nacional.

Otros atractivos

Asimismo, es posible realizar turismo de aventura, ya que en la ciudad hay numerosos tours en bicicleta. En sus alrededores también tendrás la opción de montar en globo e incluso pilotar una avioneta.

Para los que prefieren un turismo alternativo, por toda la ciudad están repartidas las esculturas del artista David Černý, las cuales son de temáticas controvertidas y no dejan a nadie indiferente. Si te gustan los graffiti, el muro de John Lennon es tu lugar.

Pese a que la mayoría de la población checa es atea, el turismo religioso tiene un espacio importante en la ciudad, puesto que en la Iglesia de Santa María de la Victoria se encuentra la figura del Niño Jesús de Praga, el cual es conocido a nivel mundial.

Hay algunos lugares cercanos a Praga que merece la pena visitar, como Cesky Krumlov, Karlovy Vary, Kutna Hora o Pilsen. Las mejores elecciones para llegar son el tren o los autobuses de la agencia Student Agency. Ambas alternativas presumen de ser baratas y puntuales.

Itinerarios

Existen numerosos buses turísticos, la mayoría con el sistema hop-on hop-off, de los cuales puedes subirte y bajarte las veces que quieras. Van equipados con audioguías en español.

Asimismo, la mejor opción si vas a pasar un fin de semana de 2 o 3 días es visitar los lugares que te hemos listado anteriormente. Por la noche, puedes tomarte una copa en uno de los numerosos locales de jazz o probar una de las típicas cervezas checas que ofrecen los bares de la ciudad.

Si vas a estar 4 días o más, lo ideal es añadir una excursión a algún lugar cercano. Los más visitados son Karlovy Vary, una ciudad balneario conocida por sus fuentes, y Cesky Krumlov, un pequeño pueblo de cuento de hadas.

Los planes más románticos para hacer en pareja son realizar un paseo en barco por el Moldava, en el que incluso puedes cenar, subir a la Torre de Petřín para disfrutar de las vistas y asistir a un concierto u ópera.

El rincón favorito por los adolescentes es el muro de John Lennon, pues en él está permitido escribir y pintar. Para los más pequeños, podrás encontrar en el río la Isla de los Niños, dotada de áreas de juegos e instalaciones deportivas.

Además, si quieres asistir a un espectáculo con toda la familia, te recomendamos ir a ver un Teatro Negro, en el que juegan con las luces y las sombras para crear efectos increíbles.

Gran parte de los turistas que deciden viajar a Praga son mayores de 55 años. Para ellos también hay un buen número de actividades, así como guías turísticas que muestran a los visitantes lo mejor de la ciudad.

Cómo llegar

Debido a las diferentes posibilidades que se ofrecen, es factible viajar barato para llegar a este destino. El medio de transporte más cómodo para desplazarse es el avión.

Desde España las principales aerolíneas que realizan vuelos a Praga son Ryanair, Iberia y Vueling. Desde Barcelona o Madrid hay vuelos sin escalas. Desde otras ciudades como Valencia es necesario hacer una escala.

La mayoría de los países de Sudamérica tienen vuelos a este destino, pero también con escalas. Podemos encontrar atractivas ofertas de vuelo+hotel con todo incluído en diferentes agencias de viaje.

Si te encuentras en alguno de los países vecinos, como Alemania o Austria, también puedes llegar a la ciudad en tren. Además, si piensas recorrer varios países europeos con este medio, lo mejor es usar el Interrail.

Las carreteras conectan todos los puntos del país, pero no están en buen estado si las comparamos con las de otros países. Por otro lado, si llegas en coche, debes saber que la velocidad máxima en las autopistas del país es de 130 km/h.

Para los que acostumbran a viajar en autocaravana, allí es común estacionarlas en algún camping o autocamp, lugares en los que puedes aparcar y que además cuentan con diferentes servicios.

Dónde comer

En este destino encontrarás muchas opciones donde comer. Desde restaurantes tradicionales checos hasta las cadenas de comida más famosas, pasando por establecimientos de todo el mundo, destacando los japoneses.

Los locales del centro histórico son los más turísticos. Aunque no acostumbran a tener unos precios abusivos, sí hay bastante diferencia con los restaurantes más alejados de los grandes atractivos.

Algunos de los platos más típicos son el goulash, el codillo y el pato, todos ellos acompañados de salsa y dumplings, unas especie de bolas de masa cocida hechas de harina, pan o patatas.

Un dulce que hallarás en un gran número de establecimientos del centro es el denominado Trdelník, el cual se realiza con harina y se asa al fuego. Se puede acompañar con azúcar, chocolate, helado o fruta.

No puedes irte de Praga sin probar su famosa cerveza. Chequia es el país que más consume esta bebida en el mundo, por lo que el turismo cervecero no se queda atrás. Incluso algunos restaurantes elaboran la suya propia.

Ropa adecuada

La ropa apropiada para viajar a esta zona depende del momento del año en el que lo hagamos. Sea la estación que sea, es recomendable llevar paraguas o chubasquero, ya que cuando llueve acostumbra a hacerlo con intensidad.

En julio y agosto suele hacer calor, por lo que es recomendable llevar ropa fresca, pero siempre con calzado cómodo, ya que todo el casco antiguo de Praga es peatonal y se suele andar bastante.

En los meses de invierno se debe llevar ropa térmica o aislante del frío, así como guantes, bufanda y gorro, ya que la temperatura media durante este periodo es de cero grados.

En primavera y otoño las temperaturas son más moderadas, pero el abrigo suele ser fundamental. Además, son las estaciones más lluviosas, por lo que es probable que llueva durante el viaje.

Idioma

El idioma oficial del país es el checo. Afortunadamente, en los lugares turísticos de Praga se comunican con los turistas generalmente en inglés. Si nos alejamos de la zona turística, es más difícil comunicarse.

También es posible viajar a Praga sin saber inglés, ya que debido al número de turistas de Latinoamérica y España, en algunas tiendas y restaurantes conocen el español o tienen carta en este idioma.

Algunas frases útiles en inglés para utilizar durante el viaje son:

  • ¿Cuánto cuesta?: How much is it?
  • ¿Puede ayudarme?: Can you help me?
  • Gracias: Thank you
  • ¿Dónde está el baño?: Where is the toilet?
  • ¿Dónde está ….?: Where is ….?

El checo es un idioma complicado y difícil de pronunciar. Si aún así quieres intentarlo, algunas de las palabras más fáciles son hola (ahoj), por favor (prosím) y gracias (díky).

Este artículo ha sido compartido 72 veces. Hemos dedicado muchas horas para recopilar esta información. Si te ha gustado, compártelo, por favor:

Finalmente, hemos seleccionado el artículo anterior y siguiente del bloque "Guías turísticas" para que puedas seguir la lectura: