Después de desayunar, almorzar, o cenar, según sea la comida o comidas que nos corresponda recibir en el vuelo, debemos intentar relajarnos un poco. Este momento es ideal pues es casi seguro que después de comer y cuando nuestro cuerpo haga la digestión, nuestras ganas de dormir se vean incrementadas. Tienes toda la información en: “Viajar en avión“.

Tienes toda la información en: "Viajar en avión".