El Museo Nacional Etrusco de Villa Giulia, en Roma, ocupa el que fuera palacio de verano del Papa Julio III, la Villa Giulia. Construido a mediados del siglo XVI con el diseño de Vignola y la colaboración de otros arquitectos entre los que estuvo Miguel Ángel.

Este museo fue fundado en 1889 con el objetivo de conservar las colecciones pre-romanas de la región. Contiene los tesoros etruscos encontrados en excavaciones y prospecciones en el río Tíber y el mar. Expone utensilios de bronce de todo tipo, esculturas en piedra, objetos grabados y una colección destacada de espejos de bronce.

En la sección dedicada a Cerveteri guarda su tesoro más famoso: el monumento funerario hecho en terracota, casi a tamaño natural denominado Sarcófago de los Esposos, donde aparece una pareja reclinada como si estuviesen en un banquete.

También atesora las láminas de Pyrgi, de origen etrusco-fenicias y hechas en oro, que quizá sean las más antiguas inscripciones prerromanas que se conozcan de Italia Y la colección Castellani, famosa por sus joyas y trabajos en oro de un ajuar funerario datado en el siglo VIII-VII a.C.

Está ubicado en el Piazzale di Villa Giulia, 9, cerca de la estación Flaminio del Metro. Abre de martes a domingo desde las 8,30 hasta las 19,30 horas. Ofrece visitas guiadas gratuitas todos los domingos por la mañana.