Los quesos franceses están considerados como los mejores del mundo. Sobre todo porque quedan formidables como acompañamiento de los vinos, también franceses. Se dice que un queso francés hace bueno cualquier tipo de vino.

En los restaurantes franceses podemos encontrar una gran variedad de quesos exquisitos. Casi siempre queda muy bien con un vino tinto con cuerpo. Los tintos ligeros pueden combinarse acertadamente con quesos de pasta blanda, como el Brie o el Camembert.

Si se trata de quesos cremosos o suaves, quedan precisos con los vinos blancos, las sidras, el champagne o el Cava. Los quesos Roquefort o los azules quedan perfectos con los vinos tintos y con los dulces, como el moscatel. Los quesos de cabra combinan muy bien con vinos claros o rosados.
El queso Brie es uno de los más ricos y suaves. Es característico su olor fuerte. Se trata de un queso blando de leche de vaca desnatada o entera, su corteza es blanquecina y comestible. Por dentro es de color amarillento y es bastante cremoso.

El queso Emmental es en cambio un queso duro, hecho a base de leche de vacam su interior es amarillo pálido y presenta agujeros grandes. Es de sabor suave y muy agradable. Se suele moldear en ruedas.