Lo primero que te sorprenderá de Madrid son sus cielos azul intenso. Su clima es mediterráneo continental pero está muy influenciado por las condiciones urbanas. Generalmente es bastante seco y las pocas precipitaciones que hay son especialmente en abril-mayo o diciembre-enero.

Los inviernos se caracterizan por ser secos y muy fríos, con frecuentes heladas y ocasionalmente alguna nevada. De todos modos es común que brille el sol dando una agradable sensación de calidez en las horas del mediodía.

Los veranos son muy calurosos y secos, con una media de 24ºC y máximas que pueden pasar de 35ºC. Esta característica condiciona las actividades y las concentra hacia el atardecer y la noche.

Los meses de otoño son especialmente recomendados para disfrutar de las caminatas o deportes en los parques de la ciudad.

Finalmente, hemos seleccionado el artículo anterior y siguiente del bloque "Preparar el viaje" para que puedas seguir la lectura: