Población: 9 millones

Superficie: 449, 964 km2

Densidad: 20.6/km2

Capital: Estocolmo

Religión: 72.9% es evangélico luterano.

Lenguas oficiales: sueco

Régimen político: Democracia Parlamentaria y Monarquía Constitucional.

Desfase horario: UTC+1, UTC+2 (verano)

Electricidad: 220 V

Fiestas y días festivos: 1 de enero: Año Nuevo, 6 de enero: La Epifanía del Señor, 1 de mayo: Día del trabajador, 6 de junio: El Día Nacional de Suecia, 24 de diciembre: Nochebuena, 25 y 26 de diciembre: Navidad, 31 de diciembre: Noche Vieja, Viernes antes de Pascua: Viernes Santo, Domingo después de luna llena: Pascua, Sexto jueves después de la Pascua: La Ascensión del Señor, Séptimo domingo después de la Pascua: La Ascensión del Señor, Entre el 20 y 26 de junio: Midsommar (Solsticio de Verano), Entre el 31 de octubre y el 6 de noviembre: Día de todos los Santos

Salud: No se recomienda ninguna vacuna.

Si no has escuchado la música de “ABBA” o “The Hives”, tal vez has conducido un Volvo. O debes haber leído sobre los vikingos o al menos visto las noticias sobre el Premio Nobel. En cualquiera de los casos, Suecia ya ha sido parte de tu vida. Y es que este país guarda muchas sorpresas por ser descubiertas.

El 53% de su territorio está conformado por bosques, el 11% por montañas, y el 9% por lagos y ríos. Es decir, Suecia es un paraíso para los que sólo piensan en escapar de la ciudad. Los deportes como el senderismo, el rafting en rápidos, el esquí y el montañismo aprovechan cada año de los grandiosos espacios naturales de este país.

Durante su historia, los suecos siempre han sido conocidos por combativos. Sus antepasados vikingos asolaron a toda Europa y las historias de sus hazañas llegaron hasta el medio oriente, donde hasta eran contratados por los bizantinos.

Más tarde Suecia se alzaría como potencia europea. Su territorio se extendió por la mayor parte de la península escandinava, partes de Polonia, Letonia, Rusia y por un breve tiempo casi la totalidad del Imperio Romano Germánico. Se dice que el ejército ruso terminó tan debilitado por las batallas contra Suecia, que este último pudo haberlo invadido fácilmente. Sin embargo, no lo hicieron y lo pagaron caro: Rusia se recuperó y detuvo por completo las aspiraciones imperiales suecas. Estos hasta llegaron a perder la llamada “Suecia del Este” que pasó a ser el “Ducado de Finlandia”. Después de ese episodio Suecia se convertiría en un país pacífico y neutral.

Hoy en día, Suecia destaca por su compromiso con la humanidad. El Nobel premia a las mentes más brillantes y bienhechoras de nuestro planeta. Además, Suecia tiene una política de asilo muy fuerte. Desde los años ochenta ha recibido a refugiados de diversos países.