Población: 16 millones de habitantes

Superficie: 41.526 km²

Densidad: 393 hab/ km2

Capital: Ámsterdam

Religión: Católica

Lenguas oficiales: Neerlandés

Régimen político: Monarquía Constitucional

Desfase horario: UTC +1

Electricidad: 220 voltios

Fiestas y días festivos: 1 de enero – Día de Año Nuevo, Febrero – Carnaval, 25 de febrero – Conmemoración de la Revuelta Antinazi de 1941, 30 de abril – Aniversario de la Reina, 4 de mayo – Fiesta de la Liberación, Todo el mes de junio – Festival de Holanda, 5 de diciembre – Sinterklaas entrega regalos anónimos, 25 de diciembre – Día de Navidad

Salud: No hay ninguna vacuna obligatoria

Holanda o Países Bajos es un destino que no puedes perderte, se trata de un país tolerante, donde el pueblo se ha ganado su libertad y la mantiene gracias a sus buenas costumbres. Su capital Ámsterdam es un foco cultural dentro de la nación, aquí podrás pasear por las calles sintiendo como lo moderno con lo antiguo se unen, puedes sentarte en una cafetería donde sirven cerveza elaborada por monjes y ver transitar autos de última generación con bicicletas de todos los modelos. Es una ciudad Cosmopolitan que no tiene nada que envidiarle a las otras urbes europeas.
Además es una grandiosa muestra de la ingeniería marítima, los canales que cruzan la ciudad y los diques que sirven para regular el caudal. Ámsterdam forma parte del Randstad, un núcleo sobre poblado del país, junto con La Haya y Rotterdam forman un círculo de concentración al que también se le une Utrecht. Estas zonas son las más hermosas de Holanda, en la que los campos de tubérculos o jardines de tulipanes te harán vibrar en primavera.
Dentro del Randstad también llaman la atención las grandes y majestuosas mansiones, los palacios convertidos en embajadas, así como las famosas galerías de arte en La Haya, el museo o pinacoteca Mauritshuis es el más conocido y te recomendamos no perdértelo en tu visita. Al otro extremo del país se encuentra Maastricht, la ciudad con más historia en Holanda, está ubicada justo en el límite entre Holanda, Bélgica y Alemania, se trata de una frontera triple y desde el año 50 a.C que los romanos acamparon en la orilla del río Mosa comenzó su historia, una gran atracción turística son sus Laberintos de Drielandenpunt de 10 kilómetros, son túneles que pone en aprietos a grandes y chicos. Si ya estás aquí no dejes de subir al Monte Vaals, una colina de 320 metros de altura que es el punto más alto de toda Holanda.