Entre las distintas civilizaciones, la egipcia es una de las que mayor legado ha dejado a la humanidad. A lo largo de su historia, realizaron importantes avances en campos como la medicina o la arquitectura, así como grandes aportes culturales. Algunos de sus inventos siguen utilizándose hoy en día en todo el mundo.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Índice del artículo

Aportaciones de la antigua civilización egipcia a la humanidad

Cultura

Son varios los aspectos culturales que los egipcios desarrollaron. Uno de ellos fue la escritura, la cual dejaron reflejada tanto en los muros como en las hojas de papiro. Para escribir, afilaban el tallo de la planta, convirtiéndolo en una especie de pluma.

Para poder escribir los jeroglíficos, creaban tinta mezclando jugo de planta con pegamento y agua. Si quieres conocer más sobre su escritura, te recomendamos visitar este artículo: La escritura y los jeroglíficos egipcios: significado y características.

Además, algunos de estos escritos eran enviados a personas de otros puntos geográficos, por lo que desarrollaron una especie de servicio postal parecido al que utilizamos en la actualidad.

En el campo de la filosofía, el autor más importante fue Ptahhotep, que escribió en su obra llamada Las Instrucciones de Ptahhotep consejos para la vida diaria antes que grandes filósofos como Confucio o Sócrates.

Fue una cultura interesada por la historiografía, pues los historiadores escribían los logros de los faraones con tal de que éstos se pudieran conocer después. Un importante ejemplo es la piedra de Rosetta.

Dentro de su religión politeísta, crearon varios mitos y leyendas para explicar algunos hechos como la creación de la tierra o la vida después de la muerte. Algunas de estas historias llegaron a Roma y tuvieron un importante impacto en las religiones actuales.

Otro de sus aportes culturales fue la administración de la sociedad. El gobierno contaba con ministros, administradores provinciales y oficinistas reales. Tenían una organización eficiente en todos los aspectos. Puedes conocer el resto de particularidades de esta sistema en el siguiente artículo: La civilización egipcia: ubicación, organización y características.

Asimismo, la primera huelga de la historia tuvo lugar en Egipto. Fue alrededor del siglo XII a.C. cuando los trabajadores exigieron a Ramsés III una mejora en las condiciones laborales. Por lo tanto, fueron precursores del movimiento obrero.

Tecnología

Algunos de sus avances tecnológicos fueron vitales para el desarrollo de esta civilización. Para la agricultura, la cual era la base de la economía, inventaron el arado y la azada. Además, gracias a un mecanismo llamado Shaduf, llevaban agua del río Nilo a los canales que ayudaban al riego.

En la arquitectura, fueron capaces de construir grandes pirámides como la de Keops, en Guiza, que mide más de 140 metros de alto y ocupa 13 hectáreas. Cada bloque que la forma pesa 2,5 toneladas. En el siguiente artículo tienes más información sobre este aspecto: La arquitectura egipcia: características y principales ejemplos.

Además, hicieron uso de la topografía, determinando la posición entre diferentes puntos y la distancia entre ellos, información utilizada para crear las bases de las pirámides.

En relación con la ingeniería, fabricaron barcos de vela para llevar a cabo transacciones comerciales con otros pueblos y civilizaciones. Fueron los inventores de este medio de transporte.

En cuanto a la artesanía, fundían cobre con estaño para elaborar bronce. Además, utilizaban estos materiales:

  • Ladrillo
  • Cemento
  • Yeso blanco
  • Cerámica vidriada
  • Vidrio coloreado
  • Madera
  • Papiro
  • Barniz

Cosméticos y vestimenta

Las clases altas de la civilización egipcia tenían como costumbre maquillarse y cuidar su aspecto físico. El detalle más aplicado era el de pintarse el contorno de los ojos.

Para ellos, esto les otorgaba el cuidado de los dioses Horus y Ra. No obstante, el material que utilizaban era un antibacteriano que los protegía de diversas infecciones oculares.

También utilizaban pelucas. Para ponérselas, los hombres se afeitaban completamente la cabeza. Además, algunos aceites y perfumes les protegían de las quemaduras solares.

En cuanto a la vestimenta, la ropa era elaborada con lino, un material ligero perfecto para las altas temperaturas que se alcanzaban en este lugar, pues los egipcios hacían vida al aire libre.

Matemáticas

Los egipcios desarrollaron las matemáticas a un nivel admirable. Utilizaban sumas, restas, multiplicaciones y divisiones. Incluso llegaron a solucionar ecuaciones de segundo grado y raíces cuadradas.

Asimismo, poseían un amplio conocimiento de la geografía y estudiaron formas como el triángulo, el cuadrado, el rectángulo, etc.

Aplicaron estas disciplinas a sus grandes construcciones, sobre todo a las pirámides. El tratado matemático más antiguo se halló en Egipto bajo el título de Ahmes Papyrus.

Medicina

En el campo de la medicina, llegaron a identificar diferentes enfermedades y a aprender cómo se curaban. Utilizaban algunos ingredientes naturales para calmar las dolencias, como el aloe vera para la piel o la menta para las enfermedades estomacales.

Llevaron a cabo operaciones de cirugía e incluso realizaron amputaciones. Para sustituir los miembros extirpados, elaboraban prótesis en materiales como la madera. Además, aplicaban tablillas y cabestrillos para soldar los huesos rotos y elaboraban puentes dentales.

Asimismo, para calmar el dolor, aplicaban anestesia, pues conocían los efectos de algunas hierbas como el nenúfar, el cannabis o la amapola. En este aspecto, estaban avanzados con respecto a las civilizaciones europeas.

Tampoco hay que olvidar los progresos que alcanzaron en cuanto a la conservación de los cuerpos a través de la momificación. Debido a sus conocimientos de química, lograron que éstos se mantuvieran intactos con el paso de los años.

Ciencia

Dentro de la ciencia, la astronomía fue una de sus disciplinas favoritas. Observando el cielo conseguían predecir eclipses lunares y solares, inundaciones del Nilo, y el movimiento de los planetas, entre otros aspectos.

Gracias a estos estudios, los egipcios elaboraron el calendario solar más antiguo del que se tiene constancia. En éste, un año se dividía en 360 días, que se agrupaban en doce meses distintos.

Cada día se formaba por 24 horas y se estructuraba en dos partes de doce horas cada una. Al final del año, tenían cinco días que se dedicaban en exclusiva a la fiesta. En la siguiente imagen podemos observar un ejemplo de representación circular del calendario egipcio:

El emperador romano Julio César adoptó este calendario. Más tarde, el Papa Gregorio XIII lo aplicó haciéndole pequeñas modificaciones, por lo que es el método que utilizamos hoy en día.




Este artículo ha sido compartido 81 veces. Hemos dedicado muchas horas para recopilar esta información. Si te ha gustado, compártelo, por favor:

Finalmente, hemos seleccionado el artículo anterior y siguiente del bloque "Historia" para que puedas seguir la lectura: