El Zoológico de Buenos Aires se encuentra en la Plaza Italia del Barrio de Palermo. Fue inaugurado en 1888 y desde 1991 tiene gestión privada. Con sus 18 hectáreas pobladas de árboles centenarios, es un importante pulmón de la ciudad.

Una visita a este Zoo es un paseo ideal para realizar con niños, porque tiene un plan de actividades que se realizan especialmente para la creación de conciencia ecológica en los más pequeños. Pero los mayores también disfrutan de la excursión por su jerarquía científica y la riqueza de habitantes del lugar. El Zoo tiene también un Centro de Conservación de Fauna en peligro de extinción.

Es el albergue de 2.500 ejemplares de 350 especies de animales que conviven en un ámbito poblado de esculturas y unos edificios réplicas de edificios históricos hechas en el siglo XIX, como el Templo de Vesta o el Templo de la Diosa Numaschi de Mumbai, que fueron declarados Patrimonio Histórico. La idea era relacionar a los animales con edificios emblemáticos de sus países de origen.

El horario de visita es de martes a domingos y festivos de 10 a 17 horas. La Entrada General cuesta $15 (3€) y no incluye las atracciones ($7,50 ó 1,40€ cada una). El Pasaporte Ahorro, de $22 (4€) da derecho a visitar el Acuario, el Reptilario, la Selva Tropical y al Paseo en Barco por el lago. Los niños hasta 12 años entran gratis.

El Zoológico ofrece visitas guiadas diurnas y nocturnas. Reserva y compra a través del teléfono +54 11 4011 9999. Los cuidadores organizan charlas para que los visitantes puedan conocer más acerca de los animales. También hay cursos y concursos de arte durante todo el año dirigidos a niños.