Definitivamente Escocia es una tierra virgen, con abundantes paisajes dignos de visitar, en una zona podrás pasear entre las montañas y en otras nadar en los ríos. Se trata de un paraíso natural que todos deberíamos visitar. La tierra de William Wallace, donde se grabó “Corazón Valiente”, en toda Escocia se puede encontrar vestigios del mayor héroe nacional, desde los valles de Glen Nevis y las montañas de Ben Nevis, cerca de Fort William hasta Stirling, zona donde Wallace ganó su primera gran victoria al ejército inglés.

Ben Nevis

En esta ciudad la historia sigue muy presente, aquí debes visitar el Castillo, ubicado en un promontorio rocoso, uno de los más grandes de Escocia. Es aquí donde hay una plaza que rinde homenaje al héroe Wallace con un monumento. Esta zona es conocida como Las Highlands del Oeste, los jardines, colinas, acantilados y románticos lagos hacen de estas tierras bajas un ensueño. No dejes de tomar el Crucero por el Lago Lomond, zarparás de Tarbert o Balloch para disfrutar de la vista más romántica de Escocia.

Castillo de Stirling

Los alrededores de la capital Edimburgo también son dignos de conocer, denominados Los Lothians, es una región situada al oeste y este de la ciudad, con una espléndida costa, nos hace partícipes de vistas magníficas, con senderos ideales para excursionistas.

Ruinas del Palacio Real de Linlithgow

Escocia es un país muy acogedor, es muy reconocida por su hospitalidad a los turistas, además que sus festivales de verano, así como sus centros y tiendas comerciales mantienen a sus visitantes muy entretenidos y llenos de expectativa.