Castilla de la Mancha se ha hecho conocida últimamente por ser heredera de una tierra de artesanos, con un buen número de monumentos emblemáticos, y el escenario soñado de uno de los personajes literarios más importantes. Aquí te presentamos algunos sitios para conocer durante tu paso por Castilla de la Mancha.

Castilla de la Mancha

Viajar hasta el corazón de Castilla de la Mancha es una verdadera aventura quijotesca, recorriendo una ciudad considerada como Patrimonio de la Humanidad, y con una abundante lista de destinos por descubrir como Cuenca, Casas Colgadas, y Toledo.

Castilla de la Mancha no es cualquier lugar, es uno especial para los amantes de la cultura y la historia. Nuestro primer recorrido se inicia en los parques arqueológicos de la ciudad, cuatro en total. Se trata de amplios lugares rupestres para disfrutar de una vista panorámica muy inspiradora, y quién sabe, tal vez tengas suerte para asistir al Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro.

Castillo de Siguenza

Y si de ambientes naturales se trata, no podemos olvidarnos de dar una vuelta por el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel o el de Cabañeros, dos excelentes sitios para pasar un fin de semana agradable con toda la familia.

Por otro lado, también están las celebraciones religiosas como el Corpus Christi de Toledo, que se lleva a cabo durante la Semana Santa, y que congrega masivamente a miles de turistas locales e internacionales.

Castillo de Zafra

Y ya que estamos por Toledo, nada mejor que dar un paseo por los Montes de Toledo, una travesía inolvidable que se puede realizar en compañía de toda la familia, en grupos de excursiones o paseos en pareja.

Lo mismo sucede con Alcalá del Júcar, donde se encuentran los paisajes más hermosos de toda la región, así como un río muy popular que se desprende en toda la extensión de la zona.

Y finalmente están las Lagunas de Ruidera, un verdadero oasis en Castilla de la Mancha, con espacios naturales, actividades recreativas, y 15 lagunas en el alto Guadiana.