Chiang Rai en Tailandia a 785 kilómetros de Bangkok, es la puerta de inicio hacia la impresionante ruta turística del “Triangulo de Oro”, la cual se ha hecho famosa por ser el punto de unión entre Tailandia, Burma y Laos poseedora de las más variada riqueza cultural y milenaria aportada por las tres diferentes regiones.

Buda Dorado de Chiang Rai

Tomate un par de días para disfrutar, descansar y explorar Chiang Rai a tu tiempo, caminando por los antiguos barrios y mercados en donde descubriréis que la forma habitual de vida, no ha cambiado a pesar de que nosotros nos vemos en un mundo que va a un ritmo acelerado. O bien podéis aventurarte en paseo por bote en el río Kok, el cual atraviesa hermosos parajes de espesas junglas, enormes montañas bañadas de verde naturaleza (montañas que un día fueron la principal fuente de ingresos de la región por sus extensos cultivos de amapola), altos acantilados y una gran cantidad de antiguas aldeas de tribus que permanecen ajenas al desarrollo del mundo, viviendo inmerso en su propia y milenaria cultura entre los que destaca el asombroso Templo Blanco de Chiang Rai.

El Templo Blanco de Chiang Rai

Y si bien os sentís un tanto más aventureros y queréis explorar los paisajes de Chiang Rai desde la perspectiva de los locales, también podréis tomar un recorrido en elefante comenzando por la parte alta del río Kok hasta alcanzar las planicies de la jungla.

Recorrido en Elefante, Asia