Descubierta y además bautizada por el mismo capitán James Cook, en el año de 1774, fue erróneamente “concebida”, como un verdadero tesoro maderable, debido a su vasto bosque. A una distancia de 1.600 kilómetros viniendo del lado este de la costa de Nueva Gales del Sur, se va abriendo paso en pleno océano un horizonte cubierto por una verde capa de árboles que dan paso hasta llegar a las playas de la costa este, bañadas de arena blanca, que se reúnen en pleno centro donde se encuentra una esplendida laguna de tonos verdes, que juegan al contraste con el cielo del océano pacifico. Antes en un principio bastante lejano, la Isla de Norfolk fue conocida por ser cede de una cruda y sanguinaria prisión de alto riesgo, ocupada desde el año de 1825 hasta el año de 1856, hasta que en abril del año de 1789, se suscito un amotinamiento, que liberaría a los primeros colonizadores de las islas aledañas, en su mayoría tahitianos y un pequeño grupo de europeos. Tienes más información en: “Viajes a Norfolk“.

Tienes más información en: "Viajes a Norfolk".