Por los extensos campos recorridos por el Quijote, donde largas y enormes plantaciones de trigo y azafrán recorren hasta donde la vista alcanza, nos adentramos en las poblaciones de Tarazona, Castilla de la Mancha.

Tarazona 

Al irse adentrando en los poblados de la región iras descubriendo los campos que llamaran tu atención, el producto y tradicional comercio de esta regiones, de la es la flor de azafrán, introducido por los árabes hace 13 siglos.

Tarazona 

Es indispensable visitar la plaza mayor construida en el siglo XVII donde podrás observar los balaustres de madera que son parte de la arquitectura regional en muchos pueblos de la mancha. Pasearse por las calles viendo edificios esculpidos con finas artes y decoraciones del estilo barroco, como la posada del Sol, famosa posada descrito en los libros del Quijote de la Mancha, escritor por Miguel Cervantes, donde narra las entretenidas y espectaculares historias del caballero, donde se pide posada con su fiel acompañante Sancho Panza extracto tomado del Retablo del maese, un hermoso y bien conservado parador Manchego. Que es uno de los sitios de parada favorita de todo viajero, que quiera conocer las rutas del Quijote.

Tarazona 

Os invitamos a probar los guisos de codorniz al escabeche acompañadas de setas de los pinares, un plato típico y exquisito.