Un viaje a Suiza será uno de aquellos que quedaran por siempre en nuestra memoria y nuestro corazón por los encantos que despierta el visitar uno de los rincones más bellos del planeta, no solo por su magnificencia natural y paisajística sino también por la deliciosa cultura.

Ginebra en Suiza

El despertar tras la fresca y oscura noche en Suiza, es ver un horizonte extenso cubierto por blanca y lisa nieve desperezándose al compás del sol que poco a poco va liberando los calidos colores de las copas de sus árboles en cada calle, despejando los inclinados tejados de sus casas y edificios. Más aun, liberarse de las emociones al escuchar los populares representantes de la cultura e historia de Suiza, el sonido del cuerno de los Alpes Suizos! Seguro todos lo recordamos en nuestra mente cuando, vemos aquel largo y enorme pinto de tres metros de largo!

Campiña de Suiza

Suiza es uno de aquellos países que encantara al turista desde que pongo el primer pie en tierra, ya sea por un viaje hacia las ciudades cosmopolitazas que han inventando el reloj y perfeccionado el chocolate como Zúrich o Berna, y sino bien para dejarse encantar con los pueblos que asemejan los cuentos de Hadas en las verdes praderas del Mont-blanc!