Extendiéndose desde el extremo del occidente de Granada, colindando con las sierras de Tejeda, Almijara y Alhama. Tierra de histórico milenario mestizaje de culturas cristianas y moras. Conocido por sus aguas termales, del que hicieron uso popular las culturas que anteriormente habitaron, los romanos y los árabes.

Alhama 

Toda una superficie donde se aprecia la bondad de la naturaleza sobre sus tierras, donde el ambiente acarrea penetrantes fragancias a jazmín, viajando por las tierras del Genil hacia las cumbres de Sierra Tejeda.

Sierra 

Durante las estaciones, los paisajes se ven claramente marcados, como la superficie de la sierra que se ve blanca a rebozar por la nieva del invierno hasta el verde oscuro y profundo de pinos y encinos, donde aun se ven correr cabras de monte y volar por sus aires al águila real y el halcón peregrino.

 Alhama

Hacia el sur, por Tajos de Alhama, el entorno se vuelve más montañoso y escarpado, populares paredones verticales. Ya en el pueblo se pueden apreciar extensiones de casas blancas de angostas calles edificadas entorno a castillos que pretendían defender el poblado del avance cristiano.

 

Uno de los castillos populares y que vale la pena conocer para todo viajero, es el de los Fajardo, que a lo lejos parece como si un pequeño niño hubiese construido un cariño de arena sobre la cumbre. Construido el siglo XI, con retoques en los siglos XIV y XIV. Lamentablemente el pasar de los años le han afectado por lo que se encuentra en ruinas, pero aun asi se puede apreciar sin ningún problema además de poder gozar del la vista de la ciudad.