Un viaje a la pequeña isla de Margaret 

Nos vamos hacia Hungría en Budapest, donde encontramos una pequeña isla en pleno centro de la ciudad, conectada por el puente Arpád hacia el norte y por el sur el puente que recibe el nombre la isla, el cual la conecta directamente con la ciudad.

Budapest

Esta isla de 2.5 kilómetros de largo por 500 metros de ancho, resembla una gran isla boscosa, la cual es hoy día un hermoso parque lleno de árboles sin edificaciones mas que algunas casetas para comer un bocadillo mientras se pasea en bicicleta o se detiene a comer un pequeño helado. Si lo nuestro es algo mas pesado luego de haber andado por el agua haciendo remo, recomendamos probar la tradicional comida Húngara llamada: Goulash, un plato elaborado con carne de res, pimientos, pimentón, tomate frito, cebollas y para sazonarlo páprika, todas estos vegetales fritos con la carne bien cocida. Un plato que de seguro querremos volver a comer.

Isla de Margaret

Durante la temporada de verano se dan cita, muchas familias y espectadores ante la gran pantalla en el teatro al cielo abierto, próximo a el encontramos muchas edificaciones y monumentos que datan desde tiempos del siglo 13, como el convento de las monjas dominicanas fundado por el rey Bela IV, que reconstruyo el país luego de la invasión de los Mongoles, hecho muy importante puesto que, luego de ello su hija Margaret vino a vivir en el convento en 1251 a la edad de 11 años por lo que la isla recibió su nombre al ser canonizada.

Estatua  

A lo largo de la caminata por la isla encontramos un sin fin de plantas exóticas que cautivan la mirada y el olfato, árboles milenarios, además la isla tiene un lado dedicado al desarrollo de deportes con una enorme piscina, fuentes termales al aire libre.