A sólo treinta minutos de París se encuentra Versalles, ciudad burguesa infaltable en su recorrido turístico. Con 85,000 habitantes es la zona turística de mayor afluencia por poseer el Palacio más famosos y grandioso de toda Francia y del mundo entero. Esta ciudad fue por muchos años la capital política y sede de la corte real. Es por eso que este monumento fue construido a mediados del siglo XVIII y estaba previsto para albergar a los 6,000 miembros de la corte de Luis XIV, más conocido como El Rey Sol.

Jardines de Versalles

Por lo tanto está decorado con el mayor lujo de la época, los elementos más comunes entre sus diseños son el mármol dorado, los frescos y la madera tallada con símbolos de la mitología griega. No podemos dejar de mencionar a La Suite Real (Appartament du Roi), que tiene habitaciones dedicada a los Dioses.

Interior Museo Versalles

La más imponente de sus habitaciones es la Sala de los Espejos (Galerie des Glaces) un salón de baile de 75 metros de largo. Curiosamente para formar sus jardines que parecen no tener fin, se drenaron pantanos y se trasladaron bosques.

Estatua Palacio Versalles

Puedes llegar en tren, son tres las líneas que unen París con Versalles, la C que sale de la estación Saint-Michel Notre-Dame. Las Transilien que salen, la primera de la Estación Saint-Lazare y la otra de la Estación Montparnasse. Además la línea de autobús 171 sale de Pont de Sèvres y te deja en la Plaza de Armas de Versalles.