Si nuestro próximo destino de viaje es Sudáfrica tendremos que aplicarnos de forma obligatoria la vacuna contra la fiebre amarilla (solo siendo exonerados los menores de un año de edad) si es que somos turistas que procedemos de países que cuentan con riesgo de transmisión de esta enfermedad.

Podremos aplicarnos otras vacunas a fin de prevenir el contagio de enfermedades de transmisión mundial, como es el caso de la vacuna contra la hepatitis A y la hepatitis B (solo si no hemos sufrido antes ninguna de estas dos enfermadas o recibido en alguna oportunidad una dosis de vacuna).

De igual manera podemos aplicarnos la vacuna contra el tetanos-difteria para prevenir el contagiarnos con esta bacteria vive en la tierra y que origina una alteración de los músculos y nervios del cuerpo que puede llevarnos a la muerte.

Adicionalmente a estas vacunas recomendadas también encontraremos la sugerencia de vacunarnos contra el paludismo, sobre todo si viajaremos a zonas como las provincias de Mpumalanda y Kwazulu o al parque nacional de Kruger durante los meses de octubre a mayo.