En Brasil hallamos varias enfermedades que pueden suponer un riesgo para la salud de los viajeros, como es el caso de la fiebre amarilla. Por ello, es importante conocerlas y saber qué vacunas y requisitos sanitarios se deben tener en cuenta para ir a este país.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Índice

Vacunas para viajar a Brasil: ¿cuáles son las principales enfermedades?

Principales enfermedades

En este país hallamos numerosas dolencias que son contagiosas, por lo que se deben tomar medidas de precaución. Varias de ellas están catalogadas como tropicales.

Tropicales

En Brasil existe la posibilidad de contraer alguno de estos trastornos, los cuales se encuentran presentes debido al clima del país. La mayoría son transmitidos por los mosquitos.

Uno de ellos es la fiebre amarilla. Los síntomas que produce son parecidos a los de la gripe y se dan entre tres y siete días después de producirse la picadura. Las zonas de mayor riesgo son las siguientes:

  • Amapá
  • Amazonas
  • Acre
  • Rondonia
  • Roraima
  • Tocantins

La malaria o paludismo es una infección de los glóbulos rojos. Los primeros efectos son dolor de cabeza y fiebre. Está considerada endémica, pues es común en este país.

El dengue también es difundido por un mosquito y no se transmite de persona a persona. Es más habitual en las épocas de lluvia. Produce fuertes dolores, fiebre alta y vómitos. Aunque no hay tratamiento específico, se puede superar en dos semanas. La leishmaniasis también está presente, sobre todo en Acre.

La onocercosis, también conocida como ceguera de los ríos, es contagiada mediante la picadura de la mosca negra. Esta enfermedad afecta a la piel y los ojos. Ocasiona picores intensos, afecciones cutáneas desfigurantes y lesiones oculares, pudiendo desembocar en una ceguera permanente.

El último virus en llegar a las regiones tropicales ha sido el zika. Es transmitido por el mosquito Aedes aegypti, causante también de la fiebre amarilla, el dengue y la fiebre chikungunya, también presente en el territorio. Este virus es peligroso, sobre todo en embarazadas, pues puede producir microcefalia en el feto.

Infecciosas

Hay otras dolencias que, pese a que no están relacionadas con el clima del país, son contagiosas, por lo que se deben tener en cuenta a la hora de viajar a Brasil.

El riesgo a contraer tuberculosis y meningitis es escaso, pero conviene no permanecer en espacios cerrados abarrotados de gente. Brasil ocupa el puesto 22 en cuanto a tasa de incidencia de la tuberculosis.

En la zona de Belo Horizonte está presente la fiebre maculosa brasileña. La transmiten las garrapatas, pero también se puede adquirir a través de roedores que ya estén afectados.

En Salvador de Bahía existe cierto riesgo a la leptospirosis. Se infecta a través del contacto de la piel y las mucosas con agua y suelos contaminados por la orina de animales infectados. Hay muchas especies que pueden ser portadoras de esta bacteria.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) también incide en las enfermedades venéreas o de transmisión sexual como el sida (VIH). Por eso, se deben evitar las prácticas de riesgo y no hay que olvidar utilizar protección. En cuanto al ébola, no hay riesgo en este país.

Aunque no se trate de una afección en sí, hay que tener cuidado en las playas, pues el bicho do pé o pulga de la arena penetra en la piel a través del pie y puede causar varias complicaciones.

Pese a que están presentes y son importantes, estas dolencias no son el único problema para la población, ya que el 30% de las muertes en Brasil se producen debido a enfermedades cardiovasculares. Afectan sobre todo a la población pobre.

En el pueblo de Araras, Goiás, existe una enfermedad rara conocida como xerodermia pigmentosa, que hace que la piel sea extremadamente sensible a la luz del sol. Ésta aumenta el riesgo de padecer cáncer de piel y produce que la piel se “derrita”. No obstante, es conveniente saber que no es contagiosa.

Vacunación

En la actualidad no hay ninguna vacuna obligatoria para viajar a Brasil. No obstante, si vas a salir de las principales ciudades y atravesar territorios como el Amazonas, conviene vacunarse contra la fiebre amarilla.

Ésta se puede poner en viajeros mayores de nueve meses. Si es la primera vez, se tiene que administrar diez días antes del viaje. También es importante llevarla si se va a las Cataratas del Iguazú.

La vacunación recomendadas, tanto para Brasil como para cualquier otro destino, es la siguiente:

  • Hepatitis A
  • Tétanos-difteria
  • Triple vírica (sarampión, rubeola y parotiditis)

Si viajas con un bebé o niño pequeño, éste debe tener sus vacunas en regla, pero no se requiere administrarle ninguna más.

A lo largo de los años han surgido brotes de gripe porcina o H1N1, para la que hay vacuna. Lo mismo ocurre con el sarampión, ante el cual se tuvo especial precaución durante la Copa Mundial de Fútbol de 2014. Antes de viajar a Brasil, conviene consultar el estado de estas dolencias en la zona.

La vacuna contra el dengue no está generalizada. Se está empezando a utilizar en algunos países y se pretende extender en las zonas endémicas de los territorios como Brasil. No hay inmunización contra la malaria.

Medidas sanitarias

Tanto la OMS como el Ministerio de Sanidad de varios países han publicado diferentes recomendaciones sanitarias para los turistas que están pensando en dirigirse a Brasil.

Como gran parte de las enfermedades son transmitidas por el mosquito, se debe llevar un repelente eficaz. Además, durante el día, es mejor vestir ropa de colores claros y que cubra la mayor parte del cuerpo.

Para evitar infecciones gastrointestinales, no se debe beber agua del grifo. Las frutas y verduras hay que lavarlas y desinfectarlas. Es preferible consumir alimentos cocinados y adquiridos en establecimientos de calidad.

Hay algunas playas de los Estados de Santa Catarina y São Paulo en las que está prohibido bañarse debido a la contaminación existente. Es conveniente informarse del estado de la costa.

El sol es intenso, por lo que es recomendable ponerse protector solar (antes del repelente), gafas de sol y sombrero. Si llevas medicamentos, debes acompañarlos con la receta o prescripción médica.

Siempre hay que contratar un seguro médico que tenga una buena cobertura. Éste tiene que incluir al menos la hospitalización, la intervención quirúrgica y la repatriación.

Este artículo ha sido compartido 65 veces. Hemos dedicado muchas horas para recopilar esta información. Si te ha gustado, compártelo, por favor:

Finalmente, hemos seleccionado el artículo anterior y siguiente del bloque "Requisitos para viajar" para que puedas seguir la lectura: