Para viajar a Bolivia, como en la mayoría de países en América del Sur, la única vacuna que deberemos ponernos con carácter obligatoria es la de la fiebre amarilla.

Aunque, más allá de las vacunas, lo primero que nosotros recomendaríamos es viajar a este destino solo si contamos con buena resistencia física a las variaciones climáticas y la altura ya que hay zonas que llegan a menos de treinta grados en las noches y muchas veces tendremos que transitar en zonas empedradas, sin pistas, y empinadas, por un periodo de tiempo prolongado.

A pesar de no ser obligatorias, otras vacunas recomendadas al viajar a Bolivia son la contra la tifoidea, hepatitis A, tétano, fiebre tifoidea, hepatitis B, paludismo (si vamos a viajar a zonas de la Amazonía) y polio.

Finalmente, al viajar a Bolivia se recomienda tener especial cuidado con el consumo de alimentos (verificar que sean lavados) y la ingesta de agua. Hay varias zonas del país que no cuentan con un sistema de abastecimiento de agua terminado y salubre por lo que es ideal el consumo de agua en botella para nuestro uso, higiene personal y lavado de alimentos.