Para viajar a Argentina desde Europa o Norteamérica la única vacuna que deberemos colocarnos de forma obligatoria (aunque casi nunca piden el registro al momento de solicitarnos el pasaporte) es la vacuna contra la fiebre amarilla. Si viajamos desde Sudamérica no nos solicitan colocarnos la vacuna, como si sucede cuando se viaja a Brasil.

Esta vacuna debe aplicarse en viajeros que sean mayores de nueve meses y, sin excepción, si vamos a visitar alguna zona boscosa del país, teniendo especial cuidado en las que limitan con Brasil y Paraguay (las provincias de Misiones, Formosa, Chaco, Corrientes, Itati, Jujuy, Salta, entre otros).

Aparte, si deseamos podemos colocarnos alguna vacuna recomendada, la misma que se relacionará a nuestro historial médico por lo que es ideal informarnos en un Centro de Vacunación Internacional autorizado. Dentro de las vacunas que suelen ser recomendadas están la de tétano y hepatitis.

Si vamos a viajar a zonas muy rurales como las ubicadas en los límites con Bolivia, es recomendable el colocarnos la vacuna contra el paludismo ya que en estas zonas aún se han registrado casos de esta enfermedad.