Viajar con niños no es tarea difícil en Europa ya que este continente nos ofrece una variedad muy interesante de destinos que pueden ser disfrutados en familia. Si pensamos realizar un viaje urbano podemos elegir alguna de las bellas capitales con las que contamos en Europa ya que albergan una serie de destinos que cuentan con actividades de ocio ideales para todas las edades, unas de estas capitales son París y Londres.

En París podemos visitar Disneyland París y disfrutar de todos los juegos que nos ofrece este parque de diversiones o pasear por el Sena para ver el atardecer con los más pequeños de casa. En Londres podemos visitar el London Eye para tener la mejor vista panorámica de la ciudad, el Big Ben, en Zoo de Londres y museos como el London Transport Museum y el Madamme Tussaud´s que es uno de los mejores museos de cera del mundo.

Si somos una familia más aventurera o aficionada a las actividades al aire libre podemos visitar Irlanda o Escocia. En ambos destinos contaremos con parques naturales, valles con impresionantes vistas, lagos, montañas, y acantilados como los Cliffs of Moher que ocupan más de ocho kilómetros de extensión y una altura de más de doscientos metros.

Aunque, un detalle al viajar con niños en Europa es que aunque este continente cuenta con atractivos turísticos que pueden llamar la atención de los peques, sus restaurantes, galerías y otros no suelen contar con servicios para ellos como menús especiales, salas infantiles, etc. Por lo que se recomienda ir adaptándolos a los tipos de comida que podemos encontrar en el país a visitar o investigar sobre lugares de comida rápida u otros que suelen ser del gusto de los niños.