La Universidad de Navarra tiene clásico que recuerda mucho a las universidades anglosajonas. En total cuenta con más de 400.000 metros cuadrados y constituye el gran pulmón verde de la periferia de Pamplona.

El complejo cuenta con una treintena de edificios diseminados por el campus, entre los que destaca el Edificio Central por ser el más antiguo y emblemático; es sede del Rectorado, del Aula Magna y de los servicios generales. De línea clásica y sobria, destaca su patio interior acristalado y su planta noble. En su sótano hay una muestra del legado del fotógrafo José Ortiz Echagüe (1886-1990). Cada quince minutos, el reloj del edificio exterior reproduce la melodía del Big Ben.

Muy cerca de este edificio, se encuentra otro de los veteranos: la Biblioteca de Humanidades, que con sus más de 700.000 volúmenes, constituye una de las colecciones universitarias más importantes de España. Por otro lado, el CIMA (Centro de Investigación Médica Aplicada) de más reciente construcción, considerado uno de los centros punteros de Europa en la investigación de enfermedades de difícil curación.

Por su extensión y variedad arbórea, es una de las zonas verdes más importantes de la ciudad, en la que cohabitan 37 especies de aves fijas y migratorias. Tiene más de 43.000 árboles y arbustos con especies como la secuoya, arce, serbal de los cazadores, tilos, chopos lombardos, árbol de Judea, abeto, thuya, cedro, sauces, hierba de la Pampa o gingko biloba.

La Universidad está situada al sur del barrio de Iturrama y su campus se dispone siguiendo el cauce del río Sadar. Para llegar se debe tomar la línea 5 del autobús de Pamplona.