Un paseo en góndola por los canales de Venecia puede ser una excursión romántica e inolvidable si viajas en pareja. Evidentemente los precios hacen del viaje una experiencia de lujo. Pero te dejamos algunos datos para que evalúes tú mismo.

Las góndolas son embarcaciones realizadas artesanalmente, a mano y con sólo siete piezas de madera. Los gondolieri poseen una licencia especial para llevarlas. Aunque son hereditarias, deben pasar unos exámenes de historia y arte, que los convierten en expertos guías de la ciudad. Su atuendo tradicional es de pantalón negro, camiseta rayada, sombrero de paja con cinta de color y una camisa blanca.

Hay dos clases de góndolas: unas muy cómodas con asientos acolchados, tapizados y ornamentos de lujo. Otras son más sencillas, no tan cuidadas.
Hacer el paseo con serenata o música incrementa mucho los precios. Lo mejor será que lo consultes en la oficina de turismo o que contrates con tu agencia de viajes o en Internet.

Podemos hacer el viaje bajo la luna, con cena a la luz de las velas y la serenata de fondo, pero el espectáculo nos costará unos 150€ por persona. No dudes en pagarlos si tu presupuesto te lo permite. Vale la pena.

Las tarifas oficiales son gestionadas por la Institución para la Conservación de la Góndola. En servicio diurno son de 80€ por 40 minutos para 6 personas y si quieres agregar 20 minutos, 40€ más. Desde las 19 hasta las 8 horas, la tarifa aumenta un 25%. Las principales paradas son San Marco, Ponte Rialto, Estación de Tren y Hotel Danieli.

Siempre debes preguntar antes al gondolero si va a respetar la tarifa oficial para el viaje. De no ser así, puedes negociar con él. Otra posibilidad es compartir con más gente, viaje y gastos. Puedes elegir la ruta, aunque hay varias establecidas. Tomar rutas por barrios más alejados, evitando el Gran Canal, permite disfrutar canales poco transitados con gran encanto.