Estados Unidos cuenta con un territorio extenso donde abunda la diversidad geográfica y donde podemos apreciar diversos tipos de climas por la influencia de dos océanos (Atlántico y Pacifico). Las regiones que conforman este país del norte de América tienen diversos ecosistemas que permiten desarrollar distintas actividades para aquellos turistas que están interesados en visitar este país.

Entre uno de los estados más populares de Estados Unidos está Maine. Más del ochenta por ciento de este estado americano está cubierto de vegetación, lo que hace a Maine un destino recomendado para los viajeros aficionados al turismo verde.

En Maine podremos encontrar el parque Nacional Acadia en la isla Mount Desert, lugar donde apreciaremos hermosos paisajes de la costa y sus embarcaciones dedicadas principalmente a la pesca de langosta. En esta zona está permitido el realizar trekking, pasear en bote y kayak, escalar, visitar cataratas de mediano tamaño, además de, contar con zonas donde realizar acampadas.

Si somos aficionados al trekking, podemos hacer un recorrido por carretera de una media de treinta kilómetros para ir a través del Park Loop Road y pasando por lugares como el Jordan Pond y Cadillac Mountain. Además, existe una carretera que se construyó en el siglo XIX que cubre aproximadamente noventa kilómetros que antiguamente se usaban para el tránsito de los carruajes y, que ahora, es una alternativa para recorrer a pie, en bicicleta o caballo, mientras admiramos los diversos paisajes de los bosques. Incluso, en invierno podemos realizar actividades como caminatas en la nieve o esquiar.

Si además de ser aficionados al turismo ecológico y las rutas verdes, practicamos la actividad de pesca, Maine nos ofrece una gran variedad de lagunas y lagos donde practicar este deporte. Finalmente, en caso de preferir un poco más de adrenalina, en los más de doscientos kilómetros de extensión con los que cuenta el Kennebec, encontraremos unos rápidos donde podemos practicar rafting, canotaje, y otras actividades de aventura.