Nueva Zelanda es un país insular de Oceanía localizado al sureste del Océano Pacifico y está formado por dos grandes islas, situada aproximadamente a 2000 kilómetros al sur de Australia en el mar de Tasmania, siendo posiblemente este “aislamiento geográfico” el que ha permitido que Nueva Zelanda conserve una amplia variedad de flora, fauna y zonas verdes a comparación de otros destinos turísticos.

La capital de Nueva Zelanda es Wellintong (ciudad reconocida por sus verdes colinas y puertos naturales) y que se encuentra ubicada al extremo sur de la isla del norte. Otro destinos destacado de Nueva Zelanda es Auckland, ciudad ubicada sobre un istmo originado por los restos de la actividad volcánica de más de cuarenta colinas volcánicas, y donde destacan los destinos de: Auckland Domain, uno de los parques más grandes de la ciudad; Campo Volcánico de Auckland, donde se ubican los conos volcánicos no afectados por la actividad minera; y Waitakere Ranges Regional Park, territorio natural donde encontraremos la más grande variedad de arbustos presentes en Nueza Zelanda.

Por su ubicación, atractivos naturales, rutas verdes y ecosistema, Nueva Zelanda es considerado un paraíso natural, por lo que si tenemos pensado pasar en Nueva Zelanda nuestras próximas vacaciones, y buscamos rutas verdes en Nueva Zelanda, debemos tener los siguientes destinos como obligatorios:

Taupo

Taupo es un destino recomendado en Nueva Zelanda por ser considerada como la capital de la adrenalina en la isla norte. Taupo está asentada en el noroeste del lago formado por una erupción volcánica y cuenta con impresionantes maravillas naturales, entre las que destacan las Cataratas Huka.

En Taupo podremos realizar todo tipo de actividades al aire libre: kayak, golf, windsurf, rafting, jetski, pesca, ala delta, parapente hasta actividades de cabalgata. Si lo que deseamos es recorrer rutas verdes, el Taupo existen muchas rutas verdes que pueden ser complementadas con visitas a escenarios naturales con cuentan con géiseres, cráteres de vapor, piscinas de barro y terrazas de sílice.

Taupo se convierte en toda una tentación para el viajero aventurero, sobre todo si visitamos Orakei Korakei, el Valle Wairakei, y Karapiti; destinos donde podremos visualizar paisajes lunares adornados por impresionantes géiseres. En Taupo no podemos dejar de visitar la Catarata Huka, una de las más grandes de Nueva Zelanda.

Dunedin

Ubicada en la costa oriental de la isla del sur, Dunedin es una ciudad donde las creaciones de la naturaleza y el hombre conviven en armonía, sobresaliendo sus diseños arquitectónicos donde es notoria su herencia escocesa.

Se recomienda visitar Dunedin en verano para poder realizar actividades al aire libre, donde sobresale el trekking. Dunedin es capital del ecoturismo en Nueva Zelanda, es ideal realizar cabalgatas en las playas o recorrerlas a pie para poder visualizar sus habitantes naturales como el pinguim de ojo amarillo, leones marinos, y focas.

Nueva Zelanda cuenta con uno de los paisajes más impresionantes del planeta, bosques verdes y primaverales, infinitas playas de arena dorada, litorales con acantilados, cumbres nevadas en sus montañas, volcanes, rios y glaciares, todo ello en un país.

Además, para los aficionados del turismo verde también se recomiendan en Nueva Zelanda las ciudades de: Hamilton, por donde pasa el río más grande de Nueva Zelanda; Rotorua, donde también encontraremos geiseres y aguas termales como las del Taupo; Tauranga, por sus playas; Kaukoura, porque podremos ver ballenas cerca de la playa al igual que otros animales marinos; y Picton, porque es la ciudad que es la puerta a la Isla del Sur.

El clima, la vegetación, los impresionantes paisajes y la variedad de flora y fauna que posee Nueva Zelanda, la hacen un destino único y recomendado para los amantes de la naturaleza.