Rusia tiene una larga y turbulenta historia, haciéndola un destino intrigante y perfecto para aquellos amantes de la historia. Las atracciones que ofrece son muy variadas, desde grandes palacios y dominantes castillos hasta catedrales sagradas y antiguas ciudades. La mayoría de estos lugares están en Moscú y San Petersburgo.

La Rusia medieval dejó muchos remanentes del pasado y hoy son atracciones populares. Aunque los castillos no están llenos de piezas de arte, su imponente arquitectura es impresionante. Entre las más destacadas están la Fortaleza de Ivangrod, el Castillo Vyborg y el castillo Mikhail. La iglesia del Salvador en Sangre Derramada en San Petersburgo y la Catedral de San Basilio en la Plaza Roja en Moscú son lugares sagrados muy conocido en Rusia.

La rusia Imperial no se queda atrás. El Palacio del Gran Kremlin del Moscú de Iván el Grande domina el paisaje de esta dinámica ciudad. En San Petersburgo, destaca la monumental Plaza del Palacio, con la asombrosa Columna de Alejandro. En la orilla del río Fontanka, reposa el palacio de verano de Pedro el Grande, un palacio de dos pisos, de sólo 14 habitaciones, pero de gran belleza.

En cuanto a historia más reciente, la Tumba de Lenin yace en la Catedral de San Basilio. El Kremlin, con sus muros y torres, tuvo una gran importancia política al ser el centro de la antigua superpotencia soviética. En Volvogrado (antes Stalingrado) se encuentra la histórica estatua del “Llamado de la Madre Patria”, representando un memorial de la batalla de la Segunda Guerra Mundial.