Bruselas es una de las ciudades más bellas e importantes de toda Europa. Esta metrópoli es la capital de Bélgica y se erige como una de las más prósperas en cuanto a economía. Además, posee una gran variedad de sitios históricos y culturales que la convierten en uno de los principales destinos en Europa para realizar turismo cultural.

Los historiadores indican que hacia el año 900 Bruselas ya había sido conformado como un pequeño poblado, y que desde entonces ha tenido un crecimiento ininterrumpido hasta transformarse en la ciudad que conocemos en la actualidad. Una de las principales atracciones de esta urbe está ligada a la arquitectura, debido a la amplia variedad de estilos que se mezclaron con el paso de diferentes ciclos históricos. Uno de los espacios que debemos visitar en Bruselas es la Grand Place.

La Grand Place es la plaza central de Bruselas (Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1988) y alberga importantes edificios como el Ayuntamiento de Bruselas, La Casa del Rey, y el Castillo Real de Laeken. Además, en los alrededores de la plaza podremos observar un estilo arquitectónico denominado español, dado que, algunas de las principales construcciones de la ciudad fueron dadas durante la época del imperio de Carlos V, cuando Bruselas era conocida como Flandes.

La arquitectura religiosa también es muy importante en Bruselas. La Catedral de San Miguel y Santa Gúdula y la Basílica del Sagrado Corazón son algunas de las edificaciones más resaltantes.

Bruselas es una ciudad con intensa vida artística, permitiendo a los turistas ser parte de ella en sus más de sesenta museos y galerías de arte dedicadas a diferentes temáticas. Sobresalen los Museos Reales de Bellas Artes, el Museo de los Instrumentos, el Centro Belga de la Historieta, el Museo de Vestimenta y el Encaje y el Museo de la Villa de Bruselas, entre otros.

Una ciudad como Bruselas no puede estar exenta del teatro. El Teatro Real de La Moneda es uno de los recintos artísticos más famosos de Europa, siendo reconocido por su cuidada arquitectura, su belleza interior, y porque acoge la mayoría de los espectáculos de ballet y ópera más importantes del mundo.

Finalmente, al hablar de las bondades culturales de Bruselas no podemos dejar de lado la gastronomía de esta ciudad. Bruselas es un destino ideal para quienes buscan realizar turismo gastronómico ya que ofrece una amplia variedad de chocolates, quesos, bebidas (sus cervezas típicas son la Gueuze y la Kriek), aperitivos y platos típicos como las croquetas de gambas grises o de queso, los tomates rellenos de gambas grises y la morcilla con compota de manzana.