El servicio de trenes de Barcelona está integrado a la red de Metro.