Dentro de Venecia no hay servicio de trenes, pero la Estación Ferroviaria de Santa Lucía es uno de los accesos a la ciudad y está en un punto neurálgico. Ubicada justo frente al Gran Canal, en la parada Ferrovia del vaporetto, y en el sestiere de Cannaregio. Esta zona está poblada de pequeños hoteles y muchas tiendas.

Le estación tiene un estilo muy moderno, pese a que fue construida al acabar la Segunda Guerra Mundial, el estilo característico del fascismo.

Si nos alojamos en Mestre, fuera de Venecia, podremos cruzar con el tren en unos 15 minutos a través del Puente de la Libertad. Los trenes tienen una frecuencia aproximada de 10 minutos y el valor del billete de ida es de 1,80€.

Si cruzamos por el cercano Puente de la Constitución, que diseñó el arquitecto español Santiago Calatrava, llegamos a la Estación de Autobuses en el Piazzale De Roma.