Suiza tiene las mejores autopistas del mundo; sin embargo, la velocidad máxima es de 120km/h. Eso sí, si tu vehículo no puede ir a más de 80, no puede circular. Los límites en las carreteras normales y pueblos son de 80km/h y 50km/h, respectivamente. Si bien no es obligatorio, se recomienda tener las luces del coche encendidas siempre. Los vehículos por debajo de los 3500kg deben comprar un “vignette”, un autoadhesivo que cuesta 40 francos suizos (28 euros) y tiene una duración de un año.

El alquiler de coches en Suiza es algo caro, sobre todo si es con una empresa multinacional. Los precios serán más baratos si reservas con antelación. Espera pagar entre 350 a 500 francos suizos (243 a 347 euros) a la semana. El mínimo de edad para alquilar es 25, pero en algunas firmas locales el mínimo puede llegar a 20. Los pagos siempre se hacen con tarjeta de crédito.

Tren de Suiza

Los trenes de Suiza es administrado tanto por el Estado como por el sector privado. Todas las estaciones de tren principales están conectadas entre ellas con salida de trenes cada hora. Las estaciones están codificadas por colores. Amarillo significa salidas; blanco, llegadas. El rojo simboliza a los trenes expresos; el negro a los que paran en más estaciones. El horario de los trenes es de 6am hasta la medianoche.

Los trenes de larga distancia suelen tener un vagón de comidas. Los pecios del viaje rondan los 30 francos suizos por 100km. Los vagones de primera clase son de un 50 a un60% más caros. Fumar está prohibido en todos los trenes y estaciones.

Autobús de Suiza

Los “autobuses postales” (llamados así por seguir la ruta postal entre los pueblos) recorren todo Suiza y conectan a los pueblos de las regiones de montaña más inaccesibles. Son el complemento a la red ferroviaria —de hecho, todas las estaciones de autobús quedan al lado de las de tren. Tienen un servicio constante, y sus salidas coinciden con las llegadas de los trenes. Hay un servicio nocturno los fines de semana.