El servicio de ferrocarril también es una buena opción para llegar del exterior, si vienes de Europa, porque posee buenas conexiones férreas a cualquier ciudad europea, además existen varias líneas y el tiempo se hace muy corto en este medio; otra alternativa son los autobuses, más lentos e incómodos pero más baratos aún. Sus autopistas son rápidas y están bien cuidadas, sus puntos fronterizos se encuentran abiertos las 24 horas del día, por lo tanto puedes escoger un horario nocturno sin problema.

Tren en la estacion

Los viajes entre las ciudades austriacas son frecuentes, los servicios pasan cada hora, sólo de Viena a Klagenfurt demora 3 horas y siempre encontrarás servicios en ambos sentidos. Pero si eres un nostálgico y lo que te provoca es pasear entonces no dejes de subir a una locomotora del siglo XIX con la que puedes realizar un recorrido desde Jenbach (Tirol) hasta el lago de Acheense, la vista es increíble, podrás disfrutar de hermosos bosques tiroleses.

Antigua estacion de tres en Tirol

Otro medio de transporte muy importante en Austria es la línea de autobuses Bundesbus, es ideal para trayectos locales o para acceder a lugares difíciles como las famosas estaciones de esquí del Tirol y Vorarlberg. También puedes alquilar un coche y desplazarte así por todo el país, sólo ten en cuenta que los conductores están obligados a llevar un chaleco de seguridad fluorescente y las luces de posición del vehículo durante el día, así como en la noche.

En coche propio