Transportarse dentro de Río de Janeiro es toda una experiencia cultural debido a que hay varias formas de hacerlo y, cada una supone un encuentro con una parte de la cultura brasileña.

Bus en Rio de Janeiro

Primero, se debe saber que si se van a usar los buses es mejor dejar las joyas y relojes en casa, la billetera debe estar en un lugar seguro y se tiene que cuidar de no exponer ningún reproductor de música o video personal que pueda ser robado. Sucede que los buses de Río son los lugares donde más robos ocurren en la ciudad. No son seguros y las maniobras de los conductores son más que temerarias.

El metro es una excelente manera de transporte, pero es usado por muchas personas. Esto puede ser bueno para alguien a quien no le importe viajar de pie o conocer gente en el trayecto, pero si supone una molestia para quien no disfrute del calor sofocante.

Metro en Rio de Janeiro

Los taxis en Río de Janeiro pueden llevarlo a uno a donde quiera, pero existen diversos tipos.

Los seguros y más buscados son los taxis oficiales que cuentan con taxímetro. En los no oficiales debes pactar el precio del servicio antes de subir.

Los precios de los taxis no son muy elevados pero usarlos frecuentemente puede suponer un buen presupuesto. Lo mejor es usarlos cuando sean realmente necesarios o no se conozca bien a dónde se irá.

Taxis en Brasil

Asimismo, se pueden usar los coches de alquiler que se pueden obtener en los puntos ubicados en los aeropuertos. Si se toma esta opción se debe saber que en Río los problemas de tráfico son varios y es común perder varios minutos en una luz roja o por tráfico.