En España no tendrás ningún inconveniente en utilizar para tus desplazamientos el transporte público. Los servicios son muy modernos, cómodos y seguros y, lo más importante, es su puntualidad. Lo más destacable que tiene es que, normalmente las estaciones terminales conectan con todos los otros medios, como en el caso de Nord y Sants en Barcelona o Atocha en Madrid.

Atocha

El transporte ferroviario, tanto de larga, media o corta distancia es excelente. Las grandes ciudades cuentan con servicios llamados Cercanías que, normalmente te permitirán atravesar las provincias de punta a punta.

Estación Nord, Valencia

Los servicios de autobús también cubren la totalidad del país. Todo gracias a una red de carreteras muy bien cuidadas. El único inconveniente puedes encontrarlo en los atascos de fin de semana largo (puentes) y vacaciones ya que los españoles salen en masa de sus domicilios y se desplazan hacia los destinos turísticos en estas fechas. Los servicios urbanos de bus son buenos, aunque en las ciudades pequeñas son bastante limitados, pero en ellas se puede caminar o ir en bicicleta.

Terminal Nord Barclona

La red de Metro va creciendo sin descanso. En ocasiones se trata de servicios combinados con el TRAM. Ya son siete las ciudades españolas que lo tienen operativo y varias más que están trabajando en él.