A Marruecos llegan vuelos desde Nueva York, Montreal y buena parte de Europa. La principal aerolínea del país es Royal Air Maroc —la cual es conocida por tener precios altos—. Aerolíneas como Easyjet o Ryanair tiene vuelos a Marrakech, Casablanca, Tangier y Fez al menos 3 veces a la semana. Además hay vuelos chárter a Agadir.

Hay salidas regulares de ferries desde Europa a varios de los puertos a lo largo de la costa mediterránea de Marruecos. El más traficado es el de Tangier, desde donde llegan botes desde Algeciras (cada hora), Tarifa (5 veces al día) y Sète en Francia (2 a la semana). Los precios están entre 25 a 35 euros. También ferries diarios hasta Al-Hoceima (verano), Melilla y Nador desde Almería y Málaga. Llevar bicicletas acarrea un costo de 15 euros y un coche entre 60 y 90 euros. Los billetes se compran en el puerto de salida. Las empresas más importantes son Comarit , Ferry Rápidos del Sur y Transmediterránea.

La empresa marroquí Compagnie de Transports Marocains tiene servicio de autobuses hasta Casablanca desde países como Francia, Bélgica, Alemania, España e Italia. En el caso de España, hay autobuses diarios excepto los domingos. Otras empresas importantes son Tramesa, Eurolines y Busabout.

La frontera más accesible hacia Marruecos es la de los enclaves de Ceuta y Melilla. La frontera con Algeria ha estado cerrada por más de una década. También es posible entrar desde Mauritania desde Dakhla.