La forma más rápida y conveniente de viajar entre las ciudades de Estados Unidos es por vía aérea. Viajes de costa a costa toman 6 horas de este a oeste y 5 de oeste a este (debido a los vientos) comparado a los días que toma por tierra. La mayoría de ciudades tiene dos aeropuertos y muchos de los pequeños pueblos tienen servicios aéreos de pasajeros. En general, viajar por vía aérea es mucha más seguro que viajar en las autopistas estadounidenses.

Las principales aerolíneas compiten en las rutas más importantes, por lo que reservar un pasaje con dos o más semanas de anticipación te puede asegurar precios bajos. Sin embargo, destinos más pequeños sólo son atendidos por una o dos aerolíneas regionales y los precios pueden ser caros. Aerolíneas de bajo coste incluyen AirTran Airways, JetBlue, Spirit Airlines, Virgin America, Southwest Airlines entre otras.

Es común alquilar aviones privados, y a pesar de su alto precio ($4000 la hora de vuelo) trae ventajas. Por ejemplo se puede viajar directamente a pequeños y remotos aeropuertos —inaccesibles en aerolíneas comerciales—, evitas las molestias de los controles de los aeropuertos, entre otras. Viajando con grupos mayores de 4 personas puede resultar en un precio similar a comprar billetes de primera clase.