China es un país de vastas distancias. Ir por tierra puede ser una gran experiencia, pero si no tienes suficiente tiempo (lo más común) o no te gusta los viajes largos, el transporte aéreo es la mejor opción.

La red aérea de China es extensiva y el crecimiento económico del país significa que las flotas de aviación civil se triplicaran su tamaña en las siguientes décadas, con más de 2 mil aviones adicionales a la flota existente para el 2022. De igual forma, los más de 200 aeropuertos están siendo mejorados hasta estándares internacionales, haciendo el transporte aéreo cada vez más atractivo.

Dentro de China hay numerosas aerolíneas, estas son algunas de ellas:

La mayoría de ella tienen vuelos entre Beijing, Shangai y Hong Kong (la rutas más transitadas), pero también van a destinos turísticos como Qingdao, Guilin, Xiamen y Sanya.

Los aviones varían en estilo y comodidad. Las rutas más traficadas usan aviones Boeing o Airbus; mientras que regiones alejadas todavía dependen de aviones construidos en la rusa soviética. Puedes recibir una comida caliente, o nada. Todos los anuncios en el avión se hacen en chino y en inglés.