Los trajes típicos de todos los países del mundo se relacionan con el clima, la cultura y la geografía del país al que representan. Todos ellos tienen un significado histórico y, en la mayoría de casos, se emplean en festividades u ocasiones especiales. A continuación te mostramos cómo se visten en los cinco continentes.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

América Latina

Dentro del continente americano, las principales variaciones entre los países de Sudamérica y Centroamérica tienen que ver con el clima y las costumbres. Por ello, en la ropa típica de hombre suelen predominar las camisas de tela fina, así como un gorro para protegerse del Sol.

Los trajes de Honduras, Nicaragua y Guatemala se confeccionan con telas coloridas, bordadas o con estampados floreados, o incluso telas brillantes. La falda o enagua suele ser de vuelo y la parte de arriba escotada. El traje floreado es la vestimenta típica colonial y se emplea en bailes como la varsoviana o las cuadrillas.

En América del Sur destacan los trajes típicos de Argentina, tales como el de gaucho, paisana o el vestido para bailar tango, la danza por excelencia de la República Argentina. Cabe destacar que el vestido de paisana es la versión femenina del de gaucho e incluye una falda semi-plana sin enagua.

Dentro de Perú, la vestimenta va de la mano de las diferentes razas que habitan el país. Así, en los departamentos de Arequipa, Cusco, Cajamarca, Ayacucho y Puno, entre otras zonas de la sierra, las vestimentas están diseñadas para protegerse del frío.

En Colombia se encuentra el Parque Jaime Duque, un parque de atracciones dedicado a la recreación familiar. Dividido en varias secciones, una de ellas está dedicada a los diferentes trajes típicos del planeta, entre ellos los de los países de la ONU. En ella se encuentra, además, una colección de Barbies y más de 1.000 muñecas vestidas con trajes regionales del mundo.

En cuanto al atuendo típico de Brasil, podemos afirmar que es, sin duda, el utilizado para bailar samba. También los que pueden verse en el famoso Carnaval de Río de Janeiro, así como los de las fiestas juninas. Estos últimos llaman la atención por sus bordados y colores vivos.

América del Norte

En América del Norte, los más importantes son los trajes regionales de México. Por ejemplo, en Nayarit predomina la tradición de los indios coras y huicholes, con su cultura creativa y sus variadas habilidades artesanales. De ahí la fama de sus prendas de lana y diseños simétricos multicolor. Las mujeres tejedoras se conocen como huicholes también.

El clima del estado de Tabasco ha determinado la vestimenta de las mujeres tabasqueñas. Allí destaca el traje floreado, con sus telas ligeras, tonos neutros y elaborados diseños de bordados. El traje al completo consta de una falda amplia o zaraza y una blusa blanca bordada con flores de los colores regionales de Tabasco (azul, verde, amarillo y rojo).

El traje tejano es probablemente el primero que viene a la cabeza cuando se piensa en la ropa típica de Estados Unidos. El atuendo de cowboy tiene su origen en el Lejano o Salvaje Oeste, en concreto en el famoso explorador Búfalo Bill. Del traje destacan las típicas botas de vaquero o la famosa bandana al cuello.

Por último, de Canadá destacamos sobre todo la vestimenta nativa de los diferentes grupos indígenas que residen en el país. Por otro lado, el uniforme de la Real Policía Montada y el vestuario de hockey sobre hielo, deporte en el que Canadá cuenta con un mayor número de medallas de oro, son muy representativos del país.

Países europeos

Del continente europeo son populares los trajes regionales de España, Francia, Italia, Alemania, Rusia y Holanda, entre otros. Aunque cada nación cuenta con una ropa típica, tienen en común la costumbre de adornar las telas con bordados florales, estampados de rayas o cualquier otro motivo.

Los trajes españoles varían por regiones. Destaca el traje de flamenca, utilizado para bailar esta famosa danza, así como el de fallera, típico de las famosas Fallas de Valencia. En el País Vasco, por ejemplo, se puede ver que los trajes tanto de hombre como de mujer están relacionados con la vida pastoril y del caserío de la región.

La indumentaria de Francia ha ido constituyéndose a partir de los diferentes sucesos ocurridos en su historia. El vestido de mujer se caracteriza por ser habitualmente de colores tierra, largo y adornado con motivos florales. También es habitual una chaqueta de manga corta y zapatos elegantes de tonos similares a los del traje.

Si nos desplazamos a Italia, podemos decir que el traje tradicional del país se remonta al imperio romano y la época del Renacimiento, de ahí que los disfraces del carnaval de Venecia están pensados para representar este periodo histórico. La ropa típica para mujeres incluye una falda plisada y una camisa de algodón. En Cerdeña, por ejemplo, el traje típico se denomina sardo.

Gran parte de la cultura rusa se ve reflejada en el atuendo típico para hombres, del que destaca la camiseta, a la que se denomina kosovorotka, que literalmente significa tirilla atravesada. Su origen se remonta al siglo XII, cuando los hombres debían llevar una cruz sobre el cuerpo. De ahí que se abotone a un lado: de este modo, la cruz no caía mientras trabajaban.

África

El gran número de comunidades indígenas africanas, sumado a la larga historia y las variadas costumbres que se extienden a lo largo de cada país, hace que la lista de trajes típicos africanos sea prácticamente interminable.

En primer lugar, la indumentaria de Egipto es probablemente la más conocida por su influencia oriental y el legado que los faraones del Antiguo Egipto dejaron. Así, la ropa típica de los hombres se caracteriza por incluir una túnica con una abertura en la parte superior frontal y llegar hasta los pies. El color puede ser desde oscuro hasta blanco neutro.

El traje tradicional femenino solía combinar telas de algodón y lino casi transparente, y también llegaba hasta los pies. El uso de pelucas y múltiples cosméticos, sobre todo maquillajes, era también habitual tanto en hombres como en mujeres. Actualmente, los egipcios visten de forma muy occidental, si bien es frecuente el uso de una especie de blusón llamado chilava.

La túnica no solo se identifica con el mundo egipcio, sino que es empleada por los habitantes de la mayoría de países africanos, como es el caso de Nigeria. El diseño de esta prenda suele responder a un patrón común e ir adornada con diferentes bordados. El traje en su conjunto es ancho, un rasgo que ayuda a soportar las altas temperaturas.

De entre las distintas tribus indígenas de África, llaman la atención los trajes de las que habitan Kenia, donde tanto en hombres como en mujeres predominan los colores vivos relacionados con la naturaleza que les rodea. Cabe destacar que los hombres también llevan una falda hasta las rodillas y suelen decorar su cabeza con cintas o pañuelos.

Mundo árabe

Los países musulmanes se reparten entre África y Asia, aunque los principales se sitúan en el continente africano, entre ellos Egipto, Libia, Túnez, Argelia, Marruecos, Sudán, Chad, Malí y Mauritania. En la península arábiga destacamos países como Arabia Saudita, Qatar o los Emiratos Árabes Unidos, entre muchos otros.

El Corán, libro sagrado del islam, dicta una serie de normas que deben respetarse a la hora de vestir, tales como ir con ropa estrecha para que no se evidencien las formas del cuerpo, no usar tela transparente, evitar los colores llamativos o fosforescentes, etc.

La vestimenta masculina, por su parte, debe cubrir todo el cuerpo desde el ombligo hasta la rodilla y no deben usar ni seda ni oro. La ropa de los hombres ha de ser modesta, digna y suelta, no ceñida al cuerpo. En muchos países musulmanes, los hombres utilizan una túnica a diario. Otras prendas básicas son:

  • Kufiyya: es la prenda que cubre la cabeza de los hombres y es una muestra de orgullo por la identidad árabe.
  • Thawb, thobe o suriyah: es el nombre que se les da a las túnicas en Libia. Se caracterizan por ser largas, hasta la altura de los tobillos. En verano son blancas, mientras que en invierno oscuras y de lana.

En cuanto a la mujer, la prenda más conocida es el hijab, que significa velo en árabe, identificado en Occidente con el nombre de pañuelo islámico. El hijab recubre la cabeza y el cuello de las mujeres, y es todo un símbolo femenino en la cultura islámica, estrechamente relacionado con la religión.

Existen otros tipos de velo, tales como el niqab, que cubre todo el rostro y tan solo deja al descubierto los ojos. Es utilizado por las mujeres más conservadoras, al igual que el burka. Este último abarca todo el cuerpo y tan solo deja al descubierto una pequeña rejilla para permitir la visión.

Oceanía

En el caso de Oceanía, sus numerosos archipiélagos e islas hacen complicada la tarea de definir un traje típico e incluso identificar rasgos comunes a los mismos. En cualquier caso, el clima y la geografía de cada país han sido los dos factores más influyentes a nivel histórico a la hora de establecer los trajes de cada región.

La vestimenta típica de Australia se conoce como larriki y está relacionada con las personas llamadas larrikins, un grupo caracterizado por su desprecio hacia las autoridades australianas. Su vestimenta se compone de un pantalón de color oscuro, camisa con una chaqueta de manga larga con el cuello abierto. No puede faltar un sombrero negro.

Cabe mencionar también los trajes típicos de los pueblos aborígenes australianos. Aunque estos grupos humanos son minoritarios hoy en día, han conseguido mantener viva su cultura y costumbres ancestrales. Su traje típico se caracteriza, más que por las prendas que lo componen, por las pinturas de seres mitológicos con las que recubren su cuerpo.

Desplazándonos hasta Tonga, llaman la atención también los trajes de sus danzas tradicionales, tales como el Lakalaka, Ma’ulu’ulu, Kailao, Soke, Me’etu’upaki o ‘Otuhaka. De cara a los turistas, las mujeres tonganas recubren su cuerpo con una especie de grasa untada a la hora de bailar, de manera que los billetes de propina se les queden pegados.

Ropa tradicional de Asia

Los trajes tradicionales de China y los de Japón son los que más llaman la atención del continente asiático. En el caso de China, el hanfu y el qipao son las dos prendas más reconocidas:

  • Hanfu: era la ropa tradicional de la etnia han, con más de 3.000 años de antigüedad. Ha influido en la indumentaria tradicional de otros países asiáticos como Japón o Vietnam.
  • Qipao o cheongsam: es un vestido femenino que tradicionalmente se confeccionaba con seda. Es una prenda cómoda y elegante de corte sencillo para permitir la realización de movimientos con soltura.

La vestimenta japonesa por excelencia es el kimono, utilizado por las mujeres en su vida diaria hasta los primeros años de la posguerra. En la actualidad, el kimono sigue siendo el traje por excelencia de la mujer japonesa, aunque ya no se emplea en el día a día, sino únicamente en bodas, ceremonias o festivales.

En el caso de la India, la ropa tradicional de mujer se denomina sari y consiste en una tela rectangular que mide entre 5 y 8 metros de largo por 1,2 m de ancho. El sari va enrollado al cuerpo y se anuda de una forma especial para que quede como un vestido. Además, se acompaña de una blusa o camisa interior.

En cuanto al traje del hombre hindú, su traje se llama dhoti y es original de Bengala y las distintas comunidades del valle de Ganges. Se trata de una pieza blanca o beige también rectangular, hecha de algodón, que va enrollada por la cintura y pasa por ambas piernas. Es la prenda que Ghandi utilizaba a diario.

Este artículo ha sido compartido 16 veces. Hemos dedicado muchas horas para recopilar esta información. Si te ha gustado, compártelo, por favor:

Finalmente, hemos seleccionado el artículo anterior y siguiente del bloque "Trajes típicos del mundo" para que puedas seguir la lectura: