La época navideña hace propicio una serie de encuentros y festividades que forman parte de la tradición francesa. Por estas fechas, las familias comparten la cena de Nochebuena bajo un clima de armonía y alegría. Hay muchas razones para animarse a pasar las fiestas navideñas en Francia ¿Cuál es la tuya?

La navidad se vive en Francia desde una perspectiva completamente Durante la víspera de navidad los más ansiosos son los niños, quienes se preparan para visitar a Papá Noel y recibir su regalo.

Es por ello que al término de la medianoche, los engreídos del hogar cumplen con la vieja tradición de ir a sus camas a dormir, con el único fin de despertar la mañana siguiente y encontrar su obsequio al pie del árbol de navidad. Una peculiaridad que se suma a esta costumbre es el gesto de los niños con el personaje ficticio de Papá Noel, colocando un nabo una zanahoria entre sus medias como agradecimiento.

Pero eso no es todo, porque también está el pesebre francés, que ocupa un papel protagónico en la celebración navideña. Este diminuto establo suele arañarse con figuras de arcilla, añadiéndole algunos detalles decorativos.

Diferente, enfocándose en la importancia que supone la noche del 24 de diciembre, cuando todas las familias se reúnen en la mesa para compartir el pan. Se trata de una fecha festiva y una excelente oportunidad para dejarse impresionar por los escenarios coloridos que se levantan con motivo de este día.

Finalmente, en la cena navideña es acompañada con una copa de champaña. Es común servir platos típicos como pastas, salmón, aves, entre otros.