Los usos y costumbres de Alemania pueden resultar sorprendentes. Por ello, te explicamos las tradiciones y celebraciones más comunes e importantes del país, tanto a nivel social como a escala profesional.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

La Navidad

En Alemania es importante la cuenta atrás de Navidad, a la cual se le llama Adviento y dura cuatro semanas. En el pasado se realizaba ayuno, así como actividades religiosas. En la actualidad es una época festiva.

Lo que más destaca de esta temporada es el Calendario de Adviento, formado por 24 puertas tras las que frecuentemente se esconde un dulce o chocolatina. Cada día se tiene que abrir una puerta distinta.

La noche del 5 de diciembre llega a las casas Nikolaus, el Santa Claus alemán. Éste deja dulces y regalos en los zapatos de los niños, los cuales suelen colocarse en la chimenea o tras la puerta. En la mañana del 6 de diciembre los jóvenes van corriendo a mirar qué hay en sus zapatos.

Nikolaus va acompañado de Knecht Ruprecht (literalmente, “siervo Ruperto”). Lleva una túnica sucia y azota con su saco a los niños que no se han portado bien. En el sur de Alemania esta figura es sustituida por el Krampus, el demonio de la Navidad.

En las calles destacan en estas fechas los mercados navideños. A lo largo del país se montan más de 150 distintos. Estas ferias están formadas por pequeñas casas de madera decoradas e iluminadas en las que se venden regalos y comida típica. La noche del 24 de diciembre las familias celebran la navidad.

Las mujeres y los hombres alemanes

Antiguamente las mujeres estaban relegadas a las denominadas “3 K”: Kinder (niños), Kirche (iglesia) y Küche (cocina), apenas teniendo espacio en el panorama laboral.

A día de hoy, las mujeres alemanas trabajan en todo tipo de cargos, aunque hay algunos puestos en los que predominan más, como son la docencia, la enfermería y la limpieza. No obstante, tienen mayor peso que el hombre en el cuidado de los niños y la casa.

En algunos países latinos es común que un hombre piropee o silbe a una mujer por la calle. En Alemania esto no es una costumbre y nunca se realiza. Ni siquiera se habla directamente con una desconocida y, de hecho, se considera de mala educación.

En la mesa

A la hora de sentarse en la mesa, los invitados no lo hacen hasta que el anfitrión indica en qué silla hacerlo. Del mismo modo, no se empieza a comer hasta que el dueño de la casa lo hace.

En el caso de los restaurantes, suele haber reservadas mesas para los clientes frecuentes, por lo que las personas que han ido poco a éste no las utilizan. Estas mesas están indicadas con un cartel en el que pone Stammtisch, que significa “mesa reservada para la clientela habitual”.

Los cubiertos que utilizan son de estilo continental. Para señalar que han terminado de comer, los colocan en paralelo a la derecha del plato. La servilleta la ubican en el regazo en el momento que van a empezar. Es de mala educación apoyar los codos en la mesa, tan sólo se puede hacer en las pausas.

Para desear buen provecho, se dicen las palabras Gutten Appetit. En el caso de brindar hay dos expresiones distintas, Zum Wohl! o Prost!, siendo esta última más típica cuando se brinda con cerveza.

Amor y matrimonio

Una costumbre amorosa que los alemanes realizan el 14 de febrero, día de San Valentín, es la de regalar a su pareja la figura de un cerdo, el cual también puede ser de chocolate. Aunque no parece una opción muy romántica, se dice que este animal atrae la buena suerte.

Antes de casarse, como ocurre en muchos otros países, los novios celebran por separado su despedida de soltero o soltera. Además, en algunas zonas del país, el mejor amigo del novio “secuestra” a la novia para llevarla a un bar. Cuando el novio los encuentra, debe pagar la cuenta.

El día de antes de la boda se realiza el llamado Polterabend. En esta fiesta, a la que no hace falta estar invitado, todos los asistentes rompen vajillas. Después es tarea de los novios recoger los restos del suelo, hecho que simboliza el trabajo en equipo.

Si los novios deciden casarse por la Iglesia, deberán hacerlo con anterioridad en el Registro Civil para que la boda sea totalmente legal y quede formalizada. Tanto si es una boda religiosa o civil, a la salida se les tira arroz a los novios. Algunas personas son sólo invitadas al banquete.

Otra tradición matrimonial es que los novios, una vez casados, deben cortar un tronco colocado en un caballete con una sierra de doble mango, como símbolo de la primera dificultad que superan como matrimonio. Es común que la boda sea temática. El lugar, los trajes, la decoración y el menú estarán relacionados con el motivo elegido.

Una vez en la ceremonia, una acción popular en la zona de Nürnberg es que los recién casados brinden y beban de una copa gigante denominada Brautbecher, la cual simboliza la unión entre ellos. Asimismo, en el norte de Alemania degustan una sopa nupcial elaborada con caldo y albóndigas de ternera.

Pedagogía

Alemania presume de ser uno de los países con los mejores sistemas educativos del mundo. Esto es debido a las tradiciones pedagógicas del país y la forma de educar a los niños desde temprana edad.

En la guardería o Kindergarten, los pequeños conviven con otros niños de diferentes edades para que sean independientes y responsables. Asimismo, en el colegio se tiene en cuenta el rendimiento global del alumno para que éste pase de curso.

Se potencia la actividad física, para de este modo prevenir la obesidad infantil, así como mejorar la sociabilidad entre los jóvenes y el bienestar mental. A los pequeños no se les insta a leer, sino a jugar y aprender.

Una costumbre extraña es que los jóvenes no celebran el fin de curso, sino el inicio de éste. Es una herramienta de psicología para que los niños vean el aprendizaje como algo positivo.

Pascua

La Pascua y la Semana Santa son celebraciones cristianas por las cuales se festeja la resurrección de Jesucristo. No obstante, también tiene un origen pagano: el de dar la bienvenida a la primavera.

Una tradición de la Pascua en Alemania es la del supuesto conejo que esconde huevos pintados. Para los niños es toda una aventura buscar y encontrar estos objetos. Una comida típica es el bizcocho con forma de cordero o cordero pascual.

Asimismo, en el sábado de Pascua permanece la costumbre de los fuegos. Consiste en encender grandes hogueras para ahuyentar completamente al invierno. El domingo de Pascua debe ser el primero después de la primera luna llena de primavera.

Nochevieja y Año Nuevo

Los alemanes tienen un hábito para despedir el año que puede considerarse bastante raro, y es el de ver un corto británico llamado Dinner for one, el cual trata del 90 cumpleaños de una señora mayor.

Este sketch se emitió por primera vez en 1963 y las razones de su éxito continúan siendo un misterio. No obstante, el 31 de diciembre es emitido por varias cadenas de televisión a la vez.

En Nochevieja se suelen organizar fiestas y no pueden faltar los fuegos artificiales, sobre todo en las grandes ciudades. En Berlín, la gente se concentra en la Puerta de Brandeburgo.

Cuando llega el año nuevo, los alemanes realizan el juego del Bleigießen. Funden plomo sobre una cuchara con una vela, vierten el líquido en un vaso y lo leen como si de los posos del cafe se trataran, pronosticando cómo va a ser el año.

Gastronomía

La tradición culinaria alemana está formada en su mayoría por carne de cerdo, ternera y pollo. Es la base de su alimentación y un ingrediente indispensable en sus platos de comida típicos.

Es muy común comer Bratwurst o salchicha alemana, tanto como plato principal como para acompañar. También encontramos el codillo de cerdo y la quiche, una tarta salada elaborada con queso, nata y huevo que proviene de la gastronomía francesa.

Son típicas las cafeterías y pastelerías, en las que se suele tomar un café o bebida caliente mientras se degusta un pastel de zanahoria, una tarta de manzana o unas berlinesas.

La bebida por excelencia de Alemania es la cerveza y es un buen acompañante para sus platos. En cada región la producen de una forma diferente. Se suele servir en jarras de medio litro.

Halloween

El 31 de octubre los alemanes tienen una doble celebración, ya que además de Halloween, es el Día de la Reforma, en el que se honra a Martín Lutero. Por ello, en algunos estados federales es fiesta nacional.

En cuanto a Halloween, este hábito llegó hace unos 15 años al país. Es celebrada sobre todo por los más jóvenes, quienes se disfrazan y van casa por casa pronunciando la frase “Süßes oder Saures?”, el equivalente a “truco o trato”.

Un destino muy demandado en estas fechas es el castillo de Frankenstein, el cual se encuentra a 40 kilómetros de Frankfurt. El 31 de diciembre se realiza una fiesta sólo apta para mayores de 15 años.

Cumpleaños

A los niños y niñas no les ponen deberes en su cumpleaños. De este modo pueden celebrar su propia fiesta, en la cual todo estará decorado al gusto del protagonista.

Cuando empieza el día del cumpleaños, un familiar enciende el mismo número de velas que años cumple la persona. Al final del día, el cumpleañero sopla las velas mientras pide un deseo. Si las apaga todas, el deseo se cumplirá.

Otra costumbre muy curiosa es que si un hombre cumple treinta años y sigue soltero, debe ir a barrer la escalera del ayuntamiento mientras sus amigos tiran escombros. Para parar de barrer, debe conseguir que una chica le bese.

Vestimenta

En algunas fiestas, los alemanes lucen su vestimenta típica. Uno de los más conocidos es el Dirndl, tradicional del sur. Es una especie de vestido formado por varias prendas, originario de las mujeres de limpieza del S. XIX.

En el caso de los hombres, una pieza básica es el Lederhose, unos pantalones elaborados con cuero que cuentan con tirantes. Son típicos de las zonas alpinas.

Estos pantalones forman parte del Tracht, un traje formado también por un gorro, americana, chaleco y zapatos. Suelen ser confeccionados de lino o loden para que abriguen en los meses de frío.

Oktoberfest

Es el festival de cerveza más popular de Alemania y el más famoso en todo el mundo. Se organiza en Múnich desde 1810. Comienza el primer sábado después del 15 de septiembre y dura entre 16 y 18 días.

Los alemanes van vestidos con las ropas típicas que hemos explicado anteriormente. La cita tiene lugar en el campo Theresienwiese, el cual acoge a más de seis millones de visitantes.

Para inaugurar la celebración, se lleva a cabo un desfile encabezado por el alcalde y acompañado por una banda de música. A las 12 de la noche, el alcalde destapa el primer barril de cerveza, y se disparan doce cañonazos.

La protagonista de esta fiesta es la cerveza, de la que se consumen cada edición millones de litros. No obstante, ésta se acompaña con productos populares de la zona, como las salchichas.

Protocolo y saludos

Si eres invitado a una fiesta o evento, es importante llevar un obsequio como forma de agradecimiento. Sin embargo, no se deben regalar rosas rojas, a no ser que se quiera hacer una declaración de amor.

La puntualidad es la base de la sociedad alemana; por lo tanto, las personas llegan a la hora citada, ni más tarde ni más pronto. Para ellos ser impuntual es signo de ser maleducado.

A la hora de dirigirse a los demás, los jóvenes están acostumbrados a tutearse. Pero en el caso de dirigirse a un extraño o a una persona mayor, se le trata de usted y se le habla con buenos modales. “Tú” en alemán se dice “du“, mientras que “usted” es “Sie“.

Asimismo, para saludar nunca se dan dos besos, ya que los alemanes necesitan su espacio personal. Por ello, la fórmula correcta es la de dar un apretón de manos, pero no acompañarlo con un abrazo o con palmadas en la espalda.

Negocios y costumbres comerciales

Cuando se hacen negocios en Alemania, lo más importante es que se den ideas claras, con datos y cifras. Las negociaciones puede llegar a resultar duras, pero siempre son eficaces.

Habitualmente llevan vestimenta formal, sobre todo traje, y se dirigen al resto de las personas por su apellido o el título que ostentan para expresar respeto. Cuando terminan una reunión, no suelen aplaudir, sino que dan golpes en la mesa con los nudillos.

En la mayoría de los trabajos, la jornada laboral es corta pero productiva. Hay una marcada jerarquía y organización en la que no se deja lugar a la espontaneidad o la improvisación.

Tradiciones alemanas en Sudamérica

Durante el siglo XIX se produjo una importante inmigración de alemanes hacia países de Sudamérica como Chile o Perú, lo que provocó que se extendieran algunas de sus tradiciones en estos territorios.

En el caso de Argentina, llegaron los alemanes que habían emigrado anteriormente a la zona del Volga, en Rusia. Se concentran en poblaciones como la Aldea de San Antonio, y continúan elaborando platos como el chucrut y celebrando fiestas de la cerveza.

También emigraron a México un gran número de alemanes. Una de las áreas en las que se concentraron fue en Chiapas, concretamente en la región del Soconusco, fundando pueblos como Nueva Alemania.

En Chile se asentaron sobre todo en el sur. Sus ideas y costumbres fueron muy influyentes en la región, llegando a introducir modificaciones en el sistema educativo, el ejército y la arquitectura.

Este artículo ha sido compartido 83 veces. Hemos dedicado muchas horas para recopilar esta información. Si te ha gustado, compártelo, por favor: