La isla de Torcello se encuentra a menos de 10 minutos de vaporetto desde la isla de Burano, en la zona noreste de la laguna veneciana. Es un lugar tranquilo de ambiente campestre y muy pocas casas, prácticamente deshabitado, donde estuvo la primera población humana de Venecia.

Hasta el siglo XVI fue un lugar floreciente, luego cayó en el olvido, hasta casi desaparecer. En la actualidad se la está recuperando poco a poco. Entre las joyas que guarda de su pasado, podemos encontrar un complejo monumental muy interesante en la única plaza de Torcello.

La antigua Catedral de Santa María de la Asunción data del año 639, la construcción más antigua de toda la laguna. En su interior impresionan sus mosaicos bizantinos, como uno enorme del Juicio Final, detrás de la entrada o el de la Virgen, ubicado en el ábside.

En la misma plaza, la Iglesia de Santa Fosca, de un exquisito estilo bizantino, data de inicios del siglo XII. El Museo del Estuario reúne los restos arqueológicos y de origen religioso de la isla.

Otros restos arqueológicos se encuentran allí a la vista, entre ellos El Trono de Atila, un asiento de mármol que era usado por los obispos y los mandatarios y que la leyenda cuenta que usó Atila a su paso por la isla. Si quieres casarte, siéntate en él: en menos de un año celebrarás tu boda!