El Teatro Nacional Cervantes se encuentra en el centro de Buenos Aires, en Avenida Córdoba y calle Libertad. Es el único Teatro Nacional que posee Argentina y fue declarado Monumento Histórico-Artístico Nacional.

Fue construido por iniciativa del matrimonio de actores españoles María Guerrero y Fernando Díaz de Mendoza, quienes empeñaron su fortuna personal para concretar su sueño, logrando involucrar a Alfonso XIII, por entonces Rey de España, y a los porteños pudientes.

La obra, diseñada en estilo barroco español, por el arquitecto Aranda y Repetto, fue supervisada por María Guerrero. La fachada del Cervantes reproduce la de la Universidad de Alcalá de Henares. Para su construcción se importaron desde España materiales y elementos de decoración.

El teatro fue inaugurado en 1921 con “La dama boba” de Lope de Vega, interpretada por María Guerrero. Después de haber sido destruido por un incendio fue reconstruido y reabierto en el año 1968.

En 1926 el teatro fue comprado por el Gobierno argentino para el Teatro Nacional de la Comedia. En la actualidad tiene tres salas. La Sala María Guerrero, de diseño a la italiana y con capacidad para 860 espectadores, la Sala Orestes Caviglia, de 150 butacas en semicírculo, y la Sala Luisa Vehil, conocida como Salón Dorado, con capacidad de 120 butacas y para usos múltiples. Además, en el Tratro Cervantes funciona el Instituto Nacional de Estudios del Teatro, un Museo, Archivo Teatral y una Biblioteca especializada.

Vale la pena realizar la visita guiada con el espectáculo teatral “Hidalgo Caballero te muestra el Cervantes” para conocer su historia.