Los taxis de una ciudad pueden decir mucho de cómo se vive en ese lugar. En Río de Janeiro se aplica esta idea a la perfección. Los taxis en Río de Janeiro abundan. Están por todos lados y siempre están dispuestos a ayudar al turista a encontrar su destino.

taxis en Rio de Janeiro

Todos cuentan con aire acondicionado debido a que el calor puede llegar a ser verdaderamente intenso.

Por lo general se les puede encontrar fácilmente a las afueras de las atracciones turísticas y de los hoteles para turistas.

Los precios son relativamente racionales siempre y cuando se dividan entre dos o tres personas. De otra forma, si se viaja solo, puede resultar caro. Al respecto aconsejamos al turista a no viajar con muchas joyas u ostentar algún reloj fino, los taxis no oficiales no son tan seguros y es mejor evitarlos.

Taxis en Brasil

Existen también los llamados radiotaxis que recogen a la persona desde el lugar donde está y si es necesario esperan al cliente hasta que termine la gestión que tenga que hacer, sin embargo, el costo es muy elevado.

Los taxis oficiales cuentan con taxímetro mientas que los no oficiales suelen acordar el costo del servicio previamente con el pasajero.

Algo a tomar en cuenta es que el tráfico en Río de Janeiro es caótico. Existen muchos automóviles y las calles son algo estrechas. Además existe una reglamentación que limita a los autos a doblar solo en ciertas calles, por lo que si alguien se equivoca y no gira en el momento adecuado puede que se demore mucho en retomar su camino.