La ciudad de Tokio se encuentra dividida en 23 barrios especiales. La modernidad de una sociedad cosmopolita y la carga cultural e histórica están presentes en cada uno de ellos, lo cual los transforman en sitios de visita obligada para los turistas que se acercan a la metrópoli japonesa.

El barrio más comercial de Tokio es Shinjuku. Shinjuku está conformado por las siguientes áreas:

Ichigaya, Kabukichō (barrio rojo conocido por el comercio sexual), Nichi-Shinjuku (zona de rascacielos), Okubo (donde encontraremos la mayor concentración de inmigrantes coreanos), Shinanomachi, Jardín Nacional Shinjuku Gyoen (más de sesenta hectáreas donde veremos jardines decorados con tendencias inglesas, francesas y niponas), Shinjuku ni-chome (zona gay), y Waseda.

Shinjuku está dividido a parte en dos áreas específicas: zona Oeste (zona financiera donde podemos ver cientos de rascacielos y que es transitada por más de seis millones de personas por día) y, zona Este (ideal para los aficionados a la tecnología y el ocio digital –se pueden adquirir productos de segunda mano en excelente estado-. Además, encontraremos los mejores restaurantes, centros comerciales, y clubes de la ciudad).

En Shinjuku se encuentra el edificio del Gobierno Metropolitano de Tokio (centro de la administración de la ciudad y el más importante símbolo urbano de la zona oriente de Tokio).

También encontramos la famosa Terminal de Tokio desde donde parten todas las líneas de trenes que conectan a la capital japonesa con otros puntos de la misma urbe y del resto del país. Diariamente son más de tres millones de personas las que recorren los andenes de esta estación para tomar el transporte que los llevará a sus puestos de trabajo o lugares de estudio.

Shinjuku es popular por sus tiendas de relojes, mangas, videojuegos, hentai, y otros. Además destaca porque muchas de las películas del cine japonés han sido filmadas allí, y siempre es mencionada en las principales series anime.

El nivel de vida en Shinjuku no es caro. Por ejemplo, se puede desayunar, merendar y cenar por una media de 40 euros por persona. Sus restaurantes son ideales para probar platos y bebidas pertenecientes a la gastronomía tradicional del sudeste asiático.