La Basílica de Santa María Novella se encuentra en la Plaza homónima, del centro de Florencia. Es la primera de las grandes basílicas florentinas y el primer edificio gótico de grandes dimensiones en la ciudad.

Su construcción fue iniciada a fines del siglo XIII por los Dominicos y la fachada fue acabada por León Bautista Alberti, en el siglo XV, con un juego de mármoles blancos y verdes semejantes a marquetería, con un campanil elegante y austero.

Las obras más importantes que posee son, los frescos de Filippino Lippi en la Capilla Strozzi y el conjunto de la decoración de la Capilla. Los frescos de Ghirlandaio, en la Capilla Tornabuoni. La Capilla Española, que utilizaban Leonor de Toledo y su corte. Y el crucifijo de madera de la nave central, obra de Giotto.

Pero entre lo más impactante, se cuenta La Trinidad, de Masaccio, que a principios del siglo XV revolucionó el arte con el uso de la perspectiva.

Todo el conjunto se completa con el Claustro Verde, así llamado por los frescos hechos con tierra verde que lo decoran, el Claustro Grande y el Pequeño Claustro de los Muertos que conforman uno de los más bellos ejemplos de la arquitectura gótica italiana.

La entrada general es de 3,50€. Es gratis para menores de 5 años y mayores de 65. Dispone de audioguías entre los meses de marzo a octubre a 5€, el resto del año se pueden usar los monitores con vídeo dentro del templo a 1€ cada sesión de 3-4 minutos. El horario de visitas: de lunes a jueves, de 9 a 17:30 horas. Viernes, de 11 a 17:30 horas. Sábados, de 9 a 17 horas. Festivos de 13 a 17:30 horas.