La Basílica de Santa María Gloriosa de los Frailes se encuentra en el Campo dei Frari, del sestiere de San Polo, al oeste del Gran Canal de Venecia. Su construcción llevó cien años, y fue consagrada en el siglo XV a la Asunción de la Virgen.

Más conocida como “I Frari” (los frailes), por la hermandad de franciscanos que vivía en el Convento al que está adosada, que tras la invasión napoleónica pasó a ser Archivo del Estado.

Tiene planta de cruz latina y representa claramente el estilo gótico franciscano, de líneas puras. Su exterior es muy despojado y sencillo, contrario a la monumentalidad de su interior. Posee tres naves con arcos ojivales y el coro en la nave mayor. Mide 102 metros por 48 de ancho, con una altura de 28 metros, lo que la convierte en una de las mayores iglesias de Venecia. Su Campanile de estilo románico, segundo en altura después de San Marco, con 80 metros.

Atesora muchas valiosas obras de afamados artistas. “La Asunción” de Tiziano preside el Altar Mayor. Los mausoleos de Tiziano y de Canovas son de gran interés, especialmente el segundo, a quienes sus discípulos le construyeron una pirámide similar a uno de sus diseños. Los retablos del Coro son obras de Bellini y Vivarini.

Para visitar el templo, los horarios de lunes a sábado van de 9 a 18 horas, y domingos y festivos de 13 a 18. Se suspende la entrada en horario de culto y celebraciones. La entrada cuesta 3€ y es gratis con la tarjeta Chorus Pass.