De rumbo sur por la carretera de la costa de Azahar, con la mar a un lado donde azules y cristalinos reflejos nos acompañan a lo largo de la carretera, sin fin de extensiones de naranjos con sus aroma por el viento nos dejamos llevar por la bella carretera que va desde Peñiscola hacia Sierra de Irta, principal zona de montañas en la provincia, cordillera de 573 metros de alto por 15 kilómetros de largo, donde se aprecia la vida silvestre que ha sido conservada gracias a los esfuerzos por convertirla en un parque natural.

Azahar

 

En camino por el litoral, se llega a una población turística que extiende sus playas de la Concha y Morro de Gos, playas de finas arenas en Oropesa del Mar continuo del poblado de Alcossebre y Torreblanca, antiguos pueblos marineros que hoy día se han transformado en centros vacacionales.

Puerto

 

Algunos kilómetros más por carretera pasamos por una comunidad Árabe, Benicássim, representante del turismo en la costa del Azahár. Donde año con año se dan citas famosos artistas, que dan lugar al Festival Internacional de Benicássim, donde este pequeño lugar se llena de jóvenes que vienen desde toda Europa a escuchar sus bandas favoritas y pasarla bien en un ambiente de agrestes montañas y costa.

Benicassim