Hoy en día el panorama ha virado hacia un enfoque más ecléctico. El turismo no sólo se nutre de las aguas, también aprovecha la infinidad de alternativas que rodean la visita al Mar Muerto. Esto nos da tres opciones de lujo para zambullirse en el spa natural más grande del mundo.

Kempinski Hotel Ishtar. Inspirado en los míticos jardines de Babilonia, este hotel posee 318 habitaciones y suites de estilo arabesco, todas con vistas al Mar Muerto. Dispone además de 10 piscinas de agua dulce y la playa privada más larga de Jordania, que permite disfrutar de la mágica luz ultravioleta que filtran las aguas del Mar Muerto. Tienes más información en: “Rio Jorndan – Los mejores Hoteles“.

Tienes más información en: "Rio Jorndan – Los mejores Hoteles".