El edificio de Reichstag es la sede del Parlamento alemán desde el año 1999. Acceder a este monumento es una verdadera maravilla pues a medida que vas subiendo la vista panorámica de la ciudad aumenta. Gracias al diseño moderno de Sir Norman Foster, en lo alto destaca una cúpula de vidrio que te permite deslumbrarte al mirar la Catedral de Berlín, la Isla de los Museos, la Torre de la Televisión, el Ayuntamiento Rojo, la Puerta de Brandemburgo, etc.

Reichstag remodelado

Es precioso mencionarte que el Reichstag ha sufrido variaciones a lo largo de su historia, se construyó en 1894 con la supervisión y diseño de Paul Wallot, formando un volumen de 400.000 metros cúbicos. Durante la época del Kaiser y de la República de Weinmar ya alberga en su interior al Parlamento pero después de la Segunda Guerra Mundial se prohibieron las sesiones parlamentarias. Hasta 1990 se empleó el edificio como Foro de la historia alemana y escenario de exposiciones y congresos.

Cupula del Reichstag

Fue por eso que en 1993 se convocó a un concurso para reconstruir el Reichstag, que ganó Norman Foster, su objetivo era conservar algunos detalles arquitectónicos pero es su gran cúpula de cristal y acero lo que han convertido a este Parlamento en una atracción turística. Puedes visitarla sin costo alguno, te recomendamos ir temprano o tener mucha paciencia porque se arman colas largas para visitar la cúpula. El ingreso es gratuito y permanece abierto todos los días de ocho de la mañana a medianoche, el último ingreso es a las diez de la noche.

Visitas a la Cupula